El poder del cine


Tom Sizemore es uno de esos actores secundarios que te encuentras en un monton de pelis:

En “Salvad al soldado Ryan”…

…en “Heat”…

…en “Planeta rojo”…

…en “Black Hawk derribado”…

… Y en otras muchas. Aquí tenéis toda su filmografía. Menudo currículo. Un actor muy competente, la verdad. El motivo de este post es una foto que vi de él hace muy poco.

Es de principios de año pero me ha llamado mucho al atención. Es ésta en concreto:

La foto es de la publicación web americana “Radar Online” y la noticia dice:

“Confronted with a bombshell video showing him getting high on hardcore drugs and making offensive racial remarks, long troubled actor Tom Sizemore decided to take a drug test on Tuesday morning – and he claims to RadarOnline.com that he passed”.

La típica historia de Hollywood: enganchón con las drogas, vídeo probatorio (en el que además hace comentarios racistas) y, al final, él dice que AHORA lo ha superado. De hecho ha salido en un programa de esos de Celebrity rehab.  Este es su aspecto actual. Al margen de posibles retoques, no me digáis que no parece otra persona.

El caso es que investigando sobre él he llegado a una anécdota de cine de esas que tanto me gustan. Y el verdadero motivo del post.  Cuentan que en el rodaje de “Salvad al soldado Ryan”, Spielberg estaba muy obsesionado con que la adicción de Sizemore afectase a su papel principal-secundario.

Os dejo un par de recortes que he cogido de la prensa americana.

“I was doing drugs,” Sizemore said. “Everybody knew it”.

Parece que al principio, durante el rodaje, sólo lo sabía Matt Damon que era su amigo. Pero luego todo el mundo lo supo.

Sizemore said that his drug use had caused him “to become sweaty and nervous during the segment”, and that Spielberg confronted him on it

Spielberg, incluso, se encaró con Sizemore:

“What the —- is wrong with you,” the director said, according to Sizemore. “Why would you do this?”

Es la historia habitual. Actor talentoso, director genial, una cinta para el recuerdo y… las drogas.

Lo que me gusta de esta historia es lo que hizo Spielberg.  Tom Sizemore siempre cuenta que  participar en esta película fue un gran aliciente para él porque Spielberg le amenazó con algo que le hacía más daño que no tomarse su dosis… ¿qué podría ser?

Sizemore: “He (SPIELBERG) said that even if I only started using on the last day of production, he’d re-cast the part and re-shoot everything,”

El genio del cine le amenazó con volver a rodar todas las escenas de aquella peli -que iba a ser historia del cine- sin él si tomaba alguna droga.

De hecho le dijo que le sometería a controles de droga diarios durante todo el rodaje y que rodaría todo el film de nuevo si él daba positivo en algunas de las pruebas. ¿Os imagináis lo que debió ser esa amenaza para él?

El bueno de Tom ha contado en muchas ocasiones que NUNCA se drogó durante el rodaje porque quería seguir en la peli.

El poder del cine.

 

 

 

 

Spielberg, genio


Hace unos días vi por enésima vez “Encuentros en la tercera Fase“, una de mis pelis favoritas.

El DVD que he comprado viene con un buen manojo de extras y uno de ellos es un documental de 2 horas con un montón de curiosidades de la peli, de los actores y de los efectos especiales y el sonido. Os lo recomiendo. No voy a hacer una colección de anécdotas del rodaje porque no me parece justo copiarlas todas de este DVD pero si quiero resaltar una que me parece una genialidad. Me ha encantado una historia que cuentan el propio Spielberg y el niño -ya mayor- que hace el fantástico papel de Barry.

Cary Guffey en la peli, y en la actualidad.

Dicen que una de las cosas más dificil del cine es rodar con niños y animales. El genio hizo de genio y así se consigue una de las escenas más logradas de la peli: cuando el niño es el primer ser humano del mundo en tener un “close encounter”

NOTA: El video está grabado en un arrebato de “grábalo-grábalo-grábalo” muy malamente con el móvil directamente de mi pantalla.  Sorry.