Prestige


Nostra in mare fortvna (“En el mar está nuestra riqueza”)
Lema de la ciudad de Marín, Pontevedra, Galicia.

Me ha dolido la sentencia, como a muchos de vosotros, imagino. La justicia se hundió con el Prestige y sólo quedan los lodos del desastre ecológico y económico de aquella historia. Esta mañana, movido por la rabia, he escrito este tuit.

Este post es lo que he utilizado como bálsamo para calmar mi rabia. He pensado que quizás yo ya dicté mi propia sentencia del Prestige hace años. Sé que no vale de nada, lo sé, pero es mi sentencia. La dicté cuando llegué por primera vez a una de las playas del parque natural de Corrubedo junto a bomberos de la Comunidad de Madrid y alarmado por las noticias que llegaban.

Esto es lo que había antes del Prestige…

Vista aérea de la impresionante playa de Corrubedo, limpia.

Y esto es lo que encontramos…

12/12/2002
Dos militares participan en las tareas de limpieza en Corrubedo
Foto de Óscar Vázquez, en La voz de Galicia.

Recuerdo el impacto del primer día. Algunas personas lloramos. No es lo mismo -os lo puedo asegurar-verlo por la tele.

La playa vacía. El frío de diciembre. El sol gris guardado en las nubes. El mar temblando en olas. El olor. Ésta es mi cuadrilla de trabajo, partiéndose el lomo al bajar la marea. Uno de esos, creo que el que está con el rastrillo, soy yo. Los trajes están hinchados por el fuerte viento.

arena

Me impactó saber que los vecinos de Corrubedo llevaban una semana sacando la basura en bolsas a la calle porque durante los primeros días habían usado los contenedores para echar dentro el chapapote.  “En algún sitio había que echarlo”, me dijo el dueño de un bar que añadió “y aquí no venía nadie a ayudar”.

Me impactó saber que muchos usaron los colchones de sus camas, maderas y hasta mantas para crear barreras a pie de playa que impidieran que “a merda” llegara.  Hablé con un hombre que se quedó afónico durante la primera noche en las primeras acometidas de la muerte negra. Lo imaginé maldiciendo al petrolero por volver ola tras ola.

“Maldito barco”, gritaba. ¿Os lo imagináis? No se me olvida su cara.

Dormir malamente en casetas de madera, comer bocadillos dos semanas, beber un trago de agua y seguir trabajando con la cara sucia, pasar frío. Limpiar  fue terrible. El primer contacto con el fuel era rarísimo. Llegaba mezclado con residuos marinos. Aparecía a machaconas oleadas que manchaban lo que acababas de limpiar.

manchas

Me he sentido muy identificado con esta recopilación de voces que ha hecho hoy mi amiga @Amconcejo. Una de las mujeres dice “Cuando retiras el fuel de la orilla, sabes que en dos horas la marea lo va a traer de nuevo.”

Y era grueso, pesado. tremendamente oloroso. Era difícil sacarlo del mar cuando estaba en grandes masas  de chicle(como las que habéis visto en las famosas  fotos) pero lo complicado era recoger los trozos pequeños y las manchas sólidas que se iban posando en la arena. La zona donde estábamos era un ecosistema dunar. Cada cierto tiempo la arena de la playa y las olas recubrían todo y se formaba una tremenda lasaña de arena y chapapote (así la llamabamos) que era indetectable. Aquí, mi mano, sujetando uno de esos fragmentos.

lasagna

Durante los primeros días me junté con un grupo de ornitólogos que estaba en la zona. Con ellos, había que meterse en el agua y no todo el mundo estaba dispuesto porque estaba muy fría. Me llamaban “murciano” o -cariñosamente- “salvapájaros”.

murciano

A menudo me separaba de mi cuadrilla de limpieza para trabajar con ellos entrando en el agua a buscar pájaros petroleados que no podían levantar el vuelo. Ojo: cuando entrabas en el agua el frio no era lo peor, lo eran las fuertes olas.

Con ese apodo me dediqué a sacar a algunos pequeñines del mar para que los llevaran a un centro de recuperación. Espero que salvaran a muchos. Recuerdo varios alcatraces como el de la foto de abajo, aunque la imagen no es mía sirve de ejemplo porque está tomada cerca de donde yo estuve.

También saqué un enorme y vivo cormorán ( a mí me pareció enorme) que me golpeaba con las alas y me intentaba picar, varios pequeños chorlitejos patinegros (que los lugareños llaman “píllaras das dunas”, me encantó) y muchos que no pude reconocer. Esta foto de abajo si es mía. Envolvíamos los pájaros en papel, no recuerdo por qué. ¿Sabéis que especie es?

pajaro

Era deprimente no sentir su latido al sacarlos del agua. Recuerdo sus plumas sucias y su aleteo torpe. No olvido su ojo fijo que siempre parecía mirarte: “¿Qué habéis hecho?”, parecía decir.

BOLA EXTRA de IMPACTO: Se calcula que en estos “comandos”, como el que yo estaba, fueron recogidas unas 23.181 aves. Sin embargo muchos expertos dicen que afectó a entre 115.000 y 300.000 pájaros. La especie más afectada fue posiblemente el Aaro Común Uria aalgeya entonces gravemente amenazada de extinción. La Sociedad Gallega de Ornitología dice que:

“Los efectos del derrame del “Prestige” seguirán afectando a medio y largo plazo a muchas poblaciones de aves marinas, y en particular a aquellas que anidan en Galicia, ya sea a través de efectos subletales o sobre las cadenas alimenticias”. 
El daño del petroleo era evidente.Para nosotros también, por cierto.
Me llama la atención que se haya hablado poco de lo que cuenta este artículo y otros muchos sobre los riesgos para la salud de los que estuvimos expuestos:
  • Un estudio de la Universidade da Coruña (publicado en la revista EI) señalan que el fuel causó daños hormonales y en el ADN a las personas que estuvieron expuestas de forma repetida.
  • El petróleo que transportaba el Prestige era mucho más contaminante que el petróleo “crudo” debido a que tenía un alto contenido en azufre (2,58%).
  •  Dolores de cabeza, síntomas respiratorios, irritaciones oculares, problemas gastrointestinales, alteraciones psicológicas o trastornos del sueño, fueron los primeros síntomas observados en las personas que estuvieron en contacto con el fuel.

  • En las primeras semanas se aconsejaba a los voluntarios que bebiesen mucha leche para reducir la toxicidad de las fracciones volátiles del fuel. Nos atiborraban a leche. Después se dio la contraorden porque alguien se dio cuenta de que la grasa de la leche fijaba las toxinas en el organismo.
  • Las mascarillas faciales y los trajes se demostró que eran inservibles: Los primeros días mucha gente no uso NADA, después se usaron simples mascarillas de papel (como la mía) pero al final alguien llegó  a la conclusión de que tan solo las mascarillas de carbono eran protección suficiente contra los efluvios de la marea negra.
  • La Sociedad Española de Patología Respiratoria (Separ) apunta a “un impacto en los síntomas respiratorios a largo plazo” en las personas expuestas al combustible.

Entre mis compañeros de cuadrilla de limpieza hay quien recibió una carta de la comunidad de Madrid en plan “usted ha estado expuesto bajo su responsabilidad… es posible que desarrolle estas cosas”. En fin, intento no pensar mucho en ello. Ésta es la gente con la que estuve trabajando casi dos semanas. Nunca más los he vuelto a ver pero veo la foto y siento mucho cariño hacia ellos.

grupo

Este post empezaba diciendo que yo dicté mi propia sentencia aquel primer día sobre la arena de Corrubedo.  Y es verdad. Lo hice porque tenía la mala espina de que un día (han pasado 11 años) llegaría la justicia y me defraudaría con sus penas. La sentencia de hoy es injusta, indigna e hiriente.

He pensado que quizás me calme poner lo que pensé aquel día blanco sobre negro. Dice  así:

PRIMERO: El barco lo capitaneaba uno, lo armaba otro y se lucraba de él un tercero bajo bandera de un cuarto país y de un quinto financiador. En definitiva, una gran metáfora de este mundo en el que nada es de nadie en lo económico, donde la riqueza no se reparte y la pobreza sí. CONDENADOS, señor capitán. (Y le incluyo a usted porque sólo conocemos su cara)

SEGUNDO: El barco lo guiaron aquellos que creyeron que podían mentirnos con su rumbo, los que nos dijeron que “las playas están limpias y esplendorosas”, aquellos que pensaron en bombardearlo, aquellos que nos hablaron de hilillos de plastilina, aquellos que nos dijeron “aquí no pasa nada” aquellos que sobrevolaron la zona, los que  echaron fotos saltando atléticos sobre el agua. CONDENADOS, señores políticos.

Nota: Por si alguno de vosotros tiene dudas sobre quienes son, mi compañera Mariola Lourido los ha recopilado a todos aquí.

Rajoy, en la playa de Caión (A Coruña), una de las inundadas por el fuel, en 2003. EFE

TERCERO: El barco sigue allí aunque algunos no quisieron verlo en algunos telediarios, aunque hubo quien  se conformó con el dinero, aunque algunos no fueron a las marchas de Nunca Mais y participaran desde sus casas de la llamada “mayoría silenciosa”. Son los que no despertaron del sueño de la manipulación. CONDENADOS.

Y CUARTO:  Aunque es un atenuante la oleada de solidaridad que miles de españoles protagonizamos, que todos estuviéramos a una con Galicia (en sus playas o desde casa, cada uno como pudo) sin embargo, todos somos responsables de lo ocurrido.  Vivir en una sociedad que permitía los buques monocasco, la dependencia del petróleo,  el consumo desaforado y la escasa conciencia REAL de protección del medio ambiente nos hace culpables.  CONDENADOS. 

Todos debemos vivir con la culpa de haber permitido el Prestige. Unos más que otros -lo sé- pero yo que recogí lasañas de chapapote y aves muertas con mis propias manos en Corrubedo me siento culpable.

PD DE ARREPENTIMIENTO: Haber sido voluntario mitiga en parte la culpa que siento. Quizás fui por eso. Quizás soy egoista y necesitaba sentirme mejor, sentir que ayudé. Quizás estar allí valió de algo. No quiero acabar el post dejando la sensación de que pienso que no valió que fueramos. Valió para demostrar que como sociedad valemos más nuestros gobernantes, que sabemos organizarnos y luchar por las cosas importantes.

Lo describe muy bien este corto de Isabel Coixet, “Marea Blanca”.

Rajoy atrapado en un avión


El presidente Rajoy reanudará en breve el vuelo hacia Madrid, casi 12 horas, de que el caso de Edward Snowden le atrapara en un conflicto diplomático y le dejara atrapado en el aeropuerto brasileño de Sao Paulo-Guarulhos. Cuatro países sudamericanos denegaron anoche la posibilidad de que el avión presidencial español, que venía de Argentina de una cumbre de países productores de gas, sobrevolara su espacio aéreo ante la sospecha de que el exanalista de la CIA Edward Snowden viajara a bordo.

  • 4 países del cono sur vetaron su avión ante la posibilidad de que Snowden fuese en él
  • Dichos países recularon posteriormente, igual que Brasil
  • El ejército brasileño ha comprobado que el exagente de Inteligencia no está en el aparato
  • El mandatario lleva horas retenido en Sao Paulo y se ha llegado a preguntar si estaba secuestrado

rajoy-visita-afganistan-221212-001

El Gobierno español denunció esta madrugada que Colombia, Ecuador, Bolivia y Venezuela habían puesto en riesgo la vida del presidente Rajoy con la prohibición de sobrevuelo. Esta acción, según Madrid, respondería a informaciones infundadas sobre la supuesta presencia del filtrador estadounidense en la aeronave española, que finalmente tuvo que aterrizar de emergencia en la capital brasileña.

Reacción de Rajoy (desde el avión) y su gobierno (desde España)

“No ha habido ninguna explicación de por qué motivos no me dejaron pasar por territorio de Colombia, Bolivia, Venezuela  y después también de Ecuador y Brasil”, explicó Rajoy. El presidente indicó que, durante la madrugada, el embajador de Brasil acudió al aeropuerto y le pidió que le invitara a tomar un café en el avión. “No se lo podía permitir. Primero, no soy ningún delincuente. Y, segundo, ustedes saben, por normas internacionales, que un avión oficial, el presidente, tienen inmunidad y es inviolable”.

La vicepresidenta, Soraya Saenz de Santamaria, ha acusado a Estados Unidos de haber promovido “el secuestro de Mariano Rajoy en Sudamérica” y condena la actitud sumisa de las naciones sudamericanas que se prestaron a restringir el derecho de libre tránsito del avión presidencial español. El consejo de ministros español reunido de urgencia en Madrid ha expresado su rechazo a la “prepotencia imperial” y ha convocado a los países europeos a reunirse de urgencia para repudiar las expresiones de abuso del “colonialismo imperial decimonónico” y para asumir una posición clara y contundente contra las expresiones totalitarias.

….

Como habeís podido imaginar, esta noticia es falsa. La he “retocado” con nombres que nos suenan a todos usando recortes de las noticias de El mundo y el país sobre la retención del avión de Evo Morales en Austria esta noche.

 

Simplemente quería reflexionar sobre las cosas que pasan en este mundo gobernado por una superpotencia económica y militar. Aparte de las bromas que se que vais a hacer con Rajoy os dejo tres preguntas:

¿Qué habríais pensado si al presidente de nuestro país -os caiga mejor o peor- lo dejan encerrado en un avión como le ha ocurrido a Morales?

¿Creéis que EEUU se atrevería a hacer esta misma maniobra con Merkel o cualquier otro mandatario del primer mundo?

¿Cuantas bombas -diplomáticas y de las otras- caerían si fuera el famoso Air Force One el que se quedara “varado” en un aeropuerto sudamericano por una razón parecida?