El leñador que pidió perdon a un árbol


¿Se le puede tener veneración a un árbol hasta el punto de pedirle perdón antes de talarlo?

Me han contado una preciosa historia que ha pasado de generación en generación entre los leñadores del norte de España y que es bien bonita: Fornidos ‘tiarrones’ de casi dos metros, con un gran hacha en sus manos, pidiendo perdón al árbol antes de cortarlo. Me ha picado la curiosidad. ¿Será verdad? ¡A bucear!

Talar un árbol vivo y sano debería ser pecado. “No talarás árboles”, debería ser un Mandamiento. Ver un árbol sano talado hace daño al corazón. Sin contar el expolio maderero que se está haciendo en espacios como el Amazonas, recuerdo que aquí, muy cerquita, en las Navas del Marques (Ávila) un empresario bastante conocido en Murcia (el presidente del FC Cartagena) taló decenas de pinos para hacer una bonita urbanización.  La foto de aquellos días, la que publicó El País, da pena. 

Imagen de la zona talada en Las Navas del Marqués (Ávila). / JUAN M. HERNÁNDEZ VELAYO

Este verano también ha sido polémica -en otros términos, claro- la tala de árboles en la ciudad de Murcia. El post no va exactamente de este asunto, como vais a descubrir enseguida, pero como fue noticia incluyo la foto, porque me llamó la atención.

HECHO OBJETIVO: El Ayuntamiento de Murcia taló varios árboles de la zona de la plaza de toros -y otros puntos de la ciudad- y señaló que eran árboles enfermos o con peligro de caída de ramas. Algunos vecinos y la oposición municipal protestaron y la consideraron “una tala indiscriminada”.

Hoy os quería hablar de los árboles de gran valor, los árboles históricos. Ya sabéis que soy propenso a los ejercicios de imaginación. Y cuando veo un árbol grande y viejo pienso siempre en el sabio Bárbol.

BOLA EXTRA ULTRA FREAK: Si os gusta esta ilustración de John Howe, os flipará esta serie que he encontrado en el blog Image(I)narte 

¿Os imaginais a un leñador hablando con Bárbol antes de cortarlo, antes de acabar con su existencia?  Desde luego, fantasías aparte, los llamados ‘árboles monumentales’, a veces son tan gigantescos que hasta el ser humano, que tiene hachas y sierras para talarlos, empequeñece ante ellos.

BOLA EXTRA FRIKI: No os perdáis esta web sobre “leñadores frikis antiguos”, de donde está sacada esta foto.

Son árboles tan grandes y tan antiguos que, en mi opinión, sí merecen el enorme respeto que cuenta esa historia que me han narrado. ¿Os imagináis talando alguno de estos cuatro de abajo? Son los que más me han llamado la atención de la Región de Murcia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

BOLA EXTRA: Si os interesa saber más sobre árboles monumentales en Murcia y el resto de España:

1. De los de Murcia, tenéis una buena lista aquí, en RegMurcia.com

2. En este enlace un PDF con un libro (según me cuentan, uno de los mejores) titulado “Árboles monumentales y singulares de la Región de Murcia”.

3. En este otro, tenéis una publicación de José Manuel Sánchez de Lorenzo‐Cáceres titulada “Árboles monumentales de Murcia”. 

4. Por último, he leído en este post del periodista Miguel Ángel Ruiz ( @maruizlv , al que están dedicadas estas líneas que escribo. ¡Enhorabuena por tu premio crack!) que ‘se recopilará la información sobre los bosques y los árboles más longevos de España para elaborar una guía con los 8.000 más relevantes’. Gran noticia. 

Sigamos con el objeto de este post… Saber si es verdad la historia de leñadores españoles pidiendo perdón a los árboles antes de cortarlos. En España, sobre todo en los puntos donde el sol no aplana los árboles (como aquí) y hay agua en abundancia, hay muchos árboles monumentales… ¿de dónde puede venir esta historia?

Buceo en una lista tremendamente larga y con algunos ejemplares realmente dignos de verse. REFLEXIÓN EN VOZ ALTA: ¿Por qué no crear una ruta turística de los árboles?

Fijaos en este roble del Pazo de Cartelos en Carballedo. Está en Galicia…

Mirad esta secuoya gigante en Mas Tortadès en Vilanova de Sau (Cataluña) la llaman “La bella Antonia” y mide casi 50 metros.

Una foto más: La de este castaño en Casas del Monte, Extremadura. Podrían haber rodado un fragmento de “El hobbit” bajo sus raíces…

PARA AMPLIAR: Si os interesa, en la web Monumental-trees tenéis los árboles españoles más especiales. (Por cierto, el archivo de Murcia está todavía vacío, no se por qué)

Ya estamos llegando -8 horas después… ufff… que pesaíco me pongo a veces- al motivo de este post: Leñadores que piden perdón a árboles gigantes y centenarios como éstos. Hablemos de las hayas.

Dejadme que os de algún dato sobre estas esculturas naturales vivientes: En España tenemos el segundo hayedo más grande de Europa. Se llama “La selva de Irati” y está en Navarra.

DATO: 17.195 hectáreas de increíble bosque repleto de ejemplares impresionantes como éste:

Sin duda el haya es, de todos los árboles monumentales, el que más me alucina. Creo que es, sobre todo, por la historia que hay detrás de sus enormes troncos. Fijaos en este haya del Barranc del Retaule en La Sénia (Tarragona).

Ahora sí que sí: parece que Bárbol va a echar a andar… ¿Y los leñadores? ¿Tendrán que pedirle disculpas? Sigamos.

Estas dos fotos que acabáis de ver son de dos “Fagus sylvatica”. Dos hayas, vamos. El tema de los nombres también es muy bonito. Dependiendo de donde vivas en España o donde te hayas criado, se le llama de una manera. Aquí os dejo una lista de todos los nombres populares del haya en distintos puntos de España

Aguases, ayolín, ayorna, ayorno, ayurna, ayurno, bacua, caxiga, chaparro, chara, characo, chirpia, coscojo, fabeta, fabuco, fabucos (fruto), fago, fava, faya, fue, gabaces, grana, hagüey, hay, haya, haya de hoja purpúrea, haya roja, hayorno, hayuca, hayuco, hayucus, jaya, jayuco, matorra, ove, pago, pasto, pasto de haya, regoldo, urnija, urniju, zacarda y zaya.

Lo que más me ha interesado de las hayas -sobre todo después de ver la foto de arriba- es que parece que sí hay un punto místico en sus historias que nos puede conducir a los leñadores pidiéndoles disculpas. Os lo cuento.

El haya era considerada un árbol sagrado en la cultura celta. El roble era el ‘rey del Bosque’ y representaba el poder y el Haya era ‘su reina’, su esposa. En esta preciosa foto (sacada de ojoclic.com) vemos uno de estos matrimonios.

“El roble y el haya” es una foto para un concurso de Ojoclic. Está tomada en Cantabria y su autor es “luigi”.

BOLA EXTRA MITOLÓGICA: La mitología céltica alrededor de los grandes árboles es preciosa y no tiene nada que envidiarle a otros ‘universos mitológicos’ como el romano, el griego o el escandinavo.  Estos son los significados de cada árbol que he encontrado. No creo demasiado en estas cosas (lo reconozco) pero sí me hacen volar la imaginación.

  • Roble:  Señor del bosque. El poder y la fuerza.
  • Haya: Su Reina.
  • Abedul: El principio de las cosas. Se utilizaba para purificar.
  • Serbal: Protección. Aleja las influencias malignas.
  • Fresno: El árbol de la vida.
  • Aliso: La perseverancia.
  • Sauce: La regeneración.
  • Acebo: símbolo de lucha y protección. BOLA EXTRA: Me cuentan que de ahí viene la tradición de poner el acebo en las puertas de las casas los días de Navidad.
  • Avellano: símbolo de sabiduría y conocimiento.
  • Saúco: árbol de las hadas.
  • Tejo: La muerte y la otra vida.
  • Manzano: El amor, el poder y la juventud.
  • Olmo: La victoria y la consecución de nuevas cimas.
  • Pino: Fertilidad y protección.
  • Nogal: Sabiduría y ciencia.
  • Higuera: Abundancia y fertilidad.

Ya casi hemos llegado a la respuesta: Nos vamos a tiempos de los romanos, y en concreto a la provincia de ‘Galia Aquitania’, lo que hoy es gran parte del actual centro y sur de Francia, como marca el mapa de abajo.

Imaginaos a los moradores originales de estas tierras como galos, es decir, celtas tipo Asterix.

Para que no os nuble la vista ningún recuerdo infantil os dejo también una ilustración algo más seria de lo que era un galo de los que derrotó Julio César en Alesia.

Los galos de la Galia eran celtas de los que creían en esos “dioses-árbol”. De hecho, en las lápidas de sus tumbas demostraban claramente veneración: se picaban en la piedra de las tumbas expresiones como  “FAGO DEO”, o “Dios haya” junto al nombre del fallecido. Era una forma de que el muerto estuviera bien protegido.

Ya nos vamos acercando: La Galia Aquitana está muy cerquita de lo que hoy es el territorio del País Vasco y Navarra. En esa zona también había celtas, está claro. El historiador Ptolomeo nos habla de la existencia de varias tribus que pasaron por esta zona: los autrigones, los caristios, los várdulos, los berones, los vascones y los aquitanos.

Según cuentan los que saben de esto, todas estas tribus mantuvieron durante siglos (tanto en territorio español como francés) la veneración por los dioses-árboles. De hecho (ALLÁ VAMOS!! POR FIN) algunos leñadores del País Vasco todavía conocen y mantienen la tradición de hablarle al árbol que iban a cortar, sobre todo si es un haya o un roble, por aquello de su poder divino.  Estas son sus palabras:

"Guk botako zaitugu eta barkatu iguzu"
"Nosotros te derribaremos y perdónanos"

Y esa es la historia. Imaginaos al aguerrido leñador celta musitando esas breves palabras antes del primer hachazo. Sobrecoge ¿eh?

Dicen que esta veneración céltica por los dioses-árbol es una de las claves para la conservación de los bosques en la zona norte de España y sur de Francia durante siglos.

 Yo, desde hoy, también soy un creyente del FAGO DEO y de todo el panteón de árboles-dios.

100.000 duros


Este fin de semana he estado dando un paseo en buena compañía por el Malecón de Murcia.

3

Al llegar al famoso “Casa Paco” (que, aunque no tiene nada que ver, siempre me recuerda ésta canción de Pereza) hemos visto una estatua que hasta ahora me había pasado desapercibida.  El bueno de @santiago_pb (A quien va dedicado este post) me ha preguntado si sabía quién era.

2

Esa pregunta ha activado al 110% mis neuronas de la curiosidad. Siempre digo que me gusta saber cosas, sin embargo, lo que más me gusta es no saberlas: es el mejor motivo para investigarlas.¿Os venís conmigo a conocer a este señor? ¡Vamos! Giremos alrededor de la estatua para leer un bonito texto grabado en su pilar:

"Jose M. Muñoz socorrió con cien mil duros a los inundados de 1879 haciéndose digno de universal gratitud".

Lo primero que nos hace falta saber es quienes eran esos “inundados de 1879”. Se trata de una historia triste que ocurrió en Murcia la noche entre un 14 y un 15 de Octubre, día de Santa Teresa.

 La Riada de Santa Teresa

Grabado titulado “El río Segura en Murcia durante la Riada de Santa Teresa de 1879” del francés Gustave Doré

Se trata de uno de los episodios de lluvia torrencial más importante de la historia moderna de España. Se llama “de Santa Teresa” aunque el episodio meteorológico comenzó el día 14  de octubre de 1879. Era el día de San Calixto. LLovía muy fuerte en todo el sureste y las primeras tormentas desbordaron los ríos Luchena y Vélez.  El campo de Lorca fue el primero en sufrir fortísimas inundaciones.

BOLA EXTRA: ¿Cómo se estima cuanto llovió en la cabecera del Guadalentín si en la época no había pluvíometros? Los datos no son del todo fiables cuando se habla de que llegaron a caer 600 mm en tan solo una hora. ¿Por qué se da por bueno entonces? He encontrado en un blog (MurciaMET)  que el dato se basa en este curioso mensaje localizado en textos de la época:

"A ocho kilómetros de Vélez Rubio y tres de las sierras de las Estancias, existe el cortijo de Calderón, con un espacioso corral: en su centro había aquella mañana una caldera de cobre, de forma de prismático-rectangular, cuyas dimensiones eran de dos metros de largo, medio de ancho y setenta centímetros de profundidad. Al empezar la lluvia se encontraba del todo vacía y lejos de las paredes del corral; cuando hacía una hora que las nubes arrojaban el agua a torrentes, dispuso el dueño del cortijo trasladar la caldera al interior de la casa para recoger en ella la goteras que amenazaban anegar la planta baja, y vio que no sólo estaba completamente llena, sino que rebosaba por todas partes".

Curiosa medición. Sigamos.

Con estas tremendas cantidades de lluvia en sólo dos horas, el Guadalentín alcanzó un caudal en Lorca de 1.450 m³ por segundo. Se desbordó y creó “un frente de agua de casi 20 kilómetros” -según la prensa de la época-  causando inmensos daños en toda la cuenca. Sus aguas destrozaron Totana, Alhama y Librilla y llegaron hasta la ciudad de Murcia conectando con las del Segura que también bajaba tremendo. Lo alimentaban al noroeste los ríos Mundo, Alhárabe, Argos, Quípar y Mula que también tuvieron fuertes crecidas.

Ls aguas de ambas riadas formaron una “tormenta perfecta” primero en las pedanías de Murcia y después en las calles de la capital de la Región. En sólo dos horas, se alcanzaron los 1.890 m³ por segundo en Murcia y se superaron los 2.000 m³ por segundo en Orihuela. Para que tengáis un dato: Nuestro río  subió diez metros y medio frente al Palacio del Almudí sin que existiera la canalización actual.  Los daños fueron tremendos.

A las dos de la madrugada del 15 de Octubre el agua inundaba ya el Barrio del Carmen por la calle Cartagena y la Alameda de Colón. La ciudad de Murcia estaba sitiada por la furia del agua. El teniente de alcalde, según la prensa de la época, “ordenó que repicaran las campanas de la Catedral, secundando ese mandato todas las parroquias y conventos”. La ciudad se quedó a oscuras tras la inundación de la fábrica de gas. El hospital, la cárcel y el instituto quedaron también bajo el agua. Era el infierno.  Pedro Díaz Cassou, abogado y escritor murciano que vivió de cerca la catástrofe, lo contaba así:

"La antorcha se me cae de la mano y se apodera de mí una angustia indefinible; la noche y su oscuridad que aumenta todos los horrores, el estruendo de las aguas, voces de los que mandan, carruajes a escape, galopar de jinetes, antorchas que brillan, pasan y dejan en pos mayor oscuridad. A lo lejos el toque de alarma de cuernos y caracolas... gritos de agonía y dominándolo todo el estruendo de las aguas, la voz suprema del río parecida a la voz de Dios que es, dice el libro santo, como el rumor de muchas aguas juntas."

En algunas casas de Orihuela el agua subió 4 metros de alto. En Nonduermas o Aljucer se midieron 2 metros y medio.

El día después

Ésta que veis es la portada del Diario de Murcia del día siguiente. Como os podéis imaginar, la inundación arrasó el Valle del Guadalentín, y toda la Vega del Segura. Murieron más de 1.000 personas que el diario describe como “esos desgraciados, oscuros hijos del trabajo”. Según las crónicas de la época 5.762 viviendas quedaron totalmente destruidas en Murcia y Lorca y 22.469 animales fueron arrastrados por las aguas.

Tras el desastre se organizaron colectas benéficas para los damnificados. La más importante (Y esto es motivo de orgullo para los periodistas) fue la organizada por la prensa murciana. Aquí  podéis algunos ejemplos:

  •  José Martínez Tornel, director de El Diario de Murcia, organizó una campaña para recoger dinero y ropa para los damnificados.
  • El Comité de la Prensa Francesa editó un periódico llamado “Paris-Murcie” en el que escribieron Víctor Hugo y Emile Zola. Recaudaron 43 millones de pesetas.

  • En España, los diarios El Imparcial, el Globo, La Correspondencia y El liberal enviaron periodistas a Murcia para que todo el país supiera lo que estaba pasando en nuestra tierra. En la plaza de Hernandez Amores (muchos la llamáis “Plaza de la Cruz”) está este sobrio homenaje a su trabajo. A mi me emociona verlo porque pienso que el periodismo vale de algo.

  • Y ya que os hablo de periodismo: el caso más impresionante es el de la revista La Ilustración Española y Americana. Contrató a un fotógrafo (Juan Almagro, se llamaba) que plasmó las consecuencias… ¡en fotos!. Sus imágenes están en el número del 30 de octubre de 1879 por si quereis consultarlas.  Son LAS ÚNICAS que existen de la catástrofe en la prensa de la época. Esta es una de sus fotografías y podéis ver más en este blog. Imaginaos a Almagro, cámara y demás componentes en mano, entre las cañas y el barro. Bravo por él.

Y por fin, en este torrente de solidaridad promovido por los periodistas murcianos llegamos a la figura de José María Muñoz. En muchas páginas he leído que se trata de un “acaudalado personaje murciano”. No es exactamente cierto.

1

¿Un santo o un vanidoso?

Lo primero, su nombre. Aunque no lo diga su estatua se llamaba José María Muñoz y Bajo de Mengíbar. Y no, no era de Murcia. Lo siento.


Este grabado está publicado en el periódico “La Ilustración Española y Americana” del Año XXIII, Número XL, pág.272. Se puede consultar on line desde la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Nació en Cabezuela del Valle (del Jerte) en Cáceres en 1814. Era empresario y viajaba con cierta frecuencia a América por negocios. Tampoco vivía en Murcia sino en Alicante donde es “hijo predilecto de la ciudad”.

Al parecer, era muy conocido por sus obras benéficas. Esta vez, “abrumado por la tragedia de la riada”,dice la prensa, donó importantísimas cantidades de dinero en Murcia, Almería  y Alicante:  cien mil duros a Murcia,  otros cien mil a Cuevas de Almanzora, y más de dos millones de reales a la ciudad de Orihuela, donde vivió desde los 63 años.

Según la prensa de la época, “en agradecimiento a estas tremendas donaciones”, se colocaron “por suscripción popular” estatuas en su honor en cuatro ciudades: Murcia, Alicante, Orihuela y Cuevas de Almanzora.  En alguna de estas localidades a la estatua de Muñoz le llaman “El Santo Negro“. En esta foto de Cuevas de Almanzora podéis comprobar por qué.

Según leo (A Antonio Luis Galiano, cronista oficial de Orihuela) la razón es sencilla: La estatua de la Plaza de la Constitución de Cuevas de Almanzora a principios del siglo XX fue pintada de color negro para evitar que se oxidara. La gente lo veía ahi arriba tan oscuro y pasó de ser “héroe de la caridad” -así le gustaba que le llamaran- a “El Santo Negro”. Hay que ver… hacemos guasa de todo.

Muchas personas, entre ellos el periodista murciano Antonio Botías, están todavía preguntándose si fue la vanidad de Muñoz o la suscripción pública la que pagó esas estatuas en estas 4 ciudades españolas. Tal y como nos desvela en su artículo, hay alguna noticia de que se realizaron donaciones (pequeñas) para hacer las estatuas pero no queda claro si finalmente tuvo que pagarlas él mismo o su familia. Nunca lo sabremos.

Y además… más leña al fuego para prender la leyenda negra de estas estatuas y la personalidad de Muñoz: la periodista francesa Marthe Maillé escribió un reportaje sobre la ciudad de Alicante y al hablar de la estatua de Muñoz (en 1892) escribió esto:

"Las malas lenguas afirmaban que con sus buenas acciones con los menesterosos deseaba expiar algunos pecados pues parece ser que se había dedicado al tráfico de esclavos durante su estancia en tierras americanas."

¡Sorpresa!  ¿Os habéis quedado a cuadros como yo? ¿Tenemos en Murcia una estatua que homenajea a un esclavista? No es una historia confirmada. De hecho, el cronista oficial de Orihuela desmiente este asunto a través de una anécdota narrada por los biógrafos pagados por el propio Muñoz:

Encontrándose en América (...)  un compatriota que deseaba regresar a España le adeudaba la sustanciosa cantidad de 200.000 reales, y al no poderle pagar, después de numerosas prórrogas, le ofreció a cambio de la deuda, cuatro esclavos negros para así liquidarla. Muñoz aceptó el pago, pero de inmediato rompiendo las ligaduras de los esclavos les dijo: «Queridos hermanos y amigos, ya sois libres», firmando a continuación su carta de libertad.

Y con esta aclaración llegamos al final. Cada uno que escoja su historia:  Fuera un Santo, un filántropo, un vanidoso o alguien que tenía que lavar sus pecados, sus donaciones están ahí. Y con ellas paso a  la historia también. En el diario de Murcia se le describe como uno de esos hombres “gigantes, faros luminosos, estrellas esplendorosas que guían y alumbran a la Humanidad”.

Muñoz donó a los murcianos (y a los alicantinos y a los almerienses) parte de su fortuna y espero que hayáis disfrutado, como yo, conociendo su historia.

lugares antiguos, palabras antiguas…


Mi región está llena de historia. No hace falta ser arqueólogo para desenterrarla. Sólo hace falta mirar los carteles de los pueblos. Contienen nombres, la mayoría olvidados, que nos recuerdan de donde venimos.  SU origen es impreciso y no siempre está bien documentado (incluso a veces hay varias teorías para ellos) pero es muy bonito soñar de donde vendrán todos esos nombres… Aquí he recopilado  algunos. Se que faltan muchísimos pero el post iba a quedar muy largo y he seleccionado los que me han gustado. Todos provienen del paso de los árabes por la tierra que ahora nosotros pisamos.

(Dedicado a mi buena amiga Diana para que tenga cosas que enseñarle a sus chavales.)

La aljorra

La historia de esta palabra es la que da origen al Post. Y el significado es muy chulo. Los expertos dicen que “Al-hurra” significa “mujer libre y de buena posición social y económica”. No queda claro si existió esa mujer o si el término Horra se refería la propia aldea. Si era lo segundo, quería decir que era una “aldea libre o exenta de pagar impuestos”.

La azohia

Una “Al-Zauiya” es un “rincón” para la reflexión y la paz,  una ermita, mezquita o monasterio también son buenas traducciones. Parece que se le añadía la expresión “sobre el mar” para señalar la zona donde estaba la famosa azohia, posiblemente refiriéndose a los montes cercanos.

Abanilla

Su nombre antiguo era al-Bayada y hace referencia a su aspecto aunque no se terminan de poner de acuerdo los expertos en si se refiere a “la ciudad blanca” o al color blanco de los montes cercanos.

Beniel

El nombre tiene su origen en una curiosa historia. Posiblemente procede del árabe “Behahye” cuyo significado aproximado es “hijos del pacto”. Los historiadores dicen que es posible que este nombre provenga del hecho de que Teodomiro y los musulmanes firmaron la paz en el territorio que actualmente ocupa Beniel pero también es verdad que la tribu árabe ques e asentó en la zona eran los Banu Yah’ya.

Fortuna

Lo fácil es decir que tiene que ver con la palabra “Fortuna” que indica “suerte” pero hay otra explicación mucho más interesante. La hipótesis de Gaspar Remiro dice que tiene que ver con el nombre con el castillo de Yussor o Yusser entregado por Alfonso X al príncipe Al-Watiq por haberse puesto a su merced. Yusor, o Ynszir significa en árabe  “afortunado”. Y parece que los soldados cristianos llamaban al castillo “Fortzina”.

El cagitán

Me parece alucinante la explicación de esta zona entre Mula, Cieza y Calasparra. Dicen que procede de “caini” o  “camino” y la  voz árabe “Saytün” que significa “diablo” y que tiene un enorme parecido con “Satán”. Por tanto, cuando vayáis por las lomas del Cagitán sabed que estáis en el “camino del diablo”.

Aljucer

Proviene de “Al-Yrczayr” y significa “el  puentecillo” como  diminutivo  de  “Yisr”  (puente) También hay quien lo traduce desde “Al-Yuzayra” que haría referencia a algún pequeño islote en el Rio segura.

la Alberca

Quizás en la zona había una “Al-Birka”, un estanque o  piscina donde se podía recoger agua y bañarse antes de entrar a Murcia.

Murcia

Los expertos no se ponen de acuerdo al explicar quien bautizó la ciudad. Si se sabe que en el 825 después de Cristo la llamaron Medina Mursiya como capital de la Cora de Tudmir. ¿de donde viene lo de Mursiya?  Parece que ya existía un pequeño poblamiento romano en la zona. Hay dos posibilidades sobre el nombre: “Murtia” en referencia a la existencia de mirtos, o “Murtia” en referencia a una divinidad romana primitiva que tenía un templo en Roma, asociado a Venus.

Yecla

El topónimo proviene de “Yakka” que era el nombre que recibía la fortaleza situada bajo el castillo actual. Los expertos dicen que es muy posible que provenga de la raíz prerromana “Ika”

Zaraiche

Otro topónimo relacionado con el agua “Al-Suhayriy” es un diminutivo de Sihriy que también representa una “alberca” o punto donde se podía coger agua.

El algar

Todos pensamos que es probable que tenga que ver con las algas del mar… pero no. Un “Al-Gür” era para nuestros antepasados árabes una “cueva”. En la zona, posiblemente en la ladera de las montañas cercanas, había grutas con agua.

Albudeite

Es curioso este nombre porque ya deja claro que en tiempos de los árabes ya se andaba a la greña con el agua: “Al-Budayd” es “la del agua escasa”.

Cieza

Toma el nombre del antiguo poblamiento de Medina Siyâsa, situado en el Monte del Castillo de Cieza. No he conseguido encontrar el significado de siyasa.

Cehegín

Es curioso, porque Cehegín se debería haber llamado Bigastro (o algo parecido) dado que ya había una ciudad con ese nombre desde hacía siglos. Sin embargo, los  musulmanes llegaron a Begastri y no se asentaron en la zona sino que la abandonaron e hicieron un nuevo poblamiento. La gente que se estableció allí se hacían llamar  los zenehegíes, o sinhaya una tribu bereber. LLamaron a la ciudad Al-sinhayin. 

Ojós

Es probable que esta población fuera un conjunto de “Hussus”, que eran “huertos”o “caseríos”

Inazares de Moratalla

Dada la altitud de la zona, lo más probable es que provenga de “Hins As-Sajra” que significa “fortaleza de la piedra o roca”

Torres de cotillas

Aunque alguien podría pensar que se refiere a la curiosidad de sus habitantes parece que indicaba que esa zona había estado bajo la influencia goda. “Quitiyya” significa  “goda”

Los alcázares

En árabe un “al-Kazar” es un castillo o fortaleza. Se especula con dos posibilidades. La primera es que hubiera en la zona alguna fortaleza defensiva, y la segunda es que las familias con dinero mandaran construir un palacio cerca del paisaje virgen del Mar Menor.

Guatazales de Campos del Rio

Está junto al rio mula y su traducción puede ser poética o histórica. “guad Al-casal” es un “río de la miel” y, o bien se debía al color del agua, o a los versos de algún poeta, o bien, se debía a la posible existencia de abejeras en la zona.

La almudema

Es probable que en la zona existiera alguna fortificación árabe porque procede de “Al-Mudayna” que significa la ciudadela.

Algezares

Los griegos lo llamaron “Gypsum” y los árabes usaron  “Al-Yiss”. Me estoy refiriendo al mineral del Yeso. Y parece que en el monte de Murcia había mucho y a los habitantes árabes de la ciudad les hizo falta para sus construcciones. Algezares era su Yesería.

La algaida de Archena y el Algaidón de Moratalla

Parece que en ambas zonas debía haber un “Al-Gaydun” pero no se sabe si se referían a un “cigüeñal” o a una “báscula  para sacar  agua de un pozo” que tenía la misma forma.

La algameca

Parece que proviene de “A l – c A m i q” que hacía referencia a un “desfiladero prolongado”

Mazarrón

Hay mucha controversia sobre su origen. Una posibilidad es “Marsa ar rum” que significa “puerto de los romanos”. También hay quien piensa que viene de “Al-Mazrán” que significa “limite” o “frontera”. SIn embargo los expertos no se ponen de acuerdo.

Cañada de Canara de Cehegin y La alcanara de Lorca

Parece que ambos términos proviene de “Al-Qinnür” que era como los árabes llamaban a las plantaciones de cebolletas que abundaban por la zona.

Alguazas

Las  palabra árabes “Aluazta” o “Alhuasta” tienen un gran valor estratégico.  Significan “la que está en medio” y parece que se refieren a la situación de la población que era fácilmente defendible por estar entre los rios Mula y Segura.

BOLA EXTRA:  La palabra árabe Ar-razza significa Bisagra. ¿tendrá algo que ver?

Calasparra

Hay varias teorías pero lo que está claro es que los nombres que empiezan por Cal vienen de “Qal” que era un castillo o fortificación elevada. Todas las palabras con Cala indican “altitud”. Después hay varias teorías sobre “Sparra”: Puede referirse a los esparragales, pero también a una “esparra” que en catalán o alemán (dos idiomas muy dispares pero con similitudes) es una “barra para cerrar una puerta”. Muchos expertos dicen que la sierra de San Miguel, donde está el viejo castillo, era una “alta barrera montañosa”, una cala-sparra.

El Raal

Se trata de una palabra que, de hecho, todavía se usa Rahl o Rafal es una forma de denominar una “finca de campo fuera de la ciudad”

Rincón de Seca

Esta es muy buena. Todo el mundo pensará que se debe a que era una zona poco húmeda seguramente, pero no. Una “Sikka” es una “avenida de árboles” o” camino”.

Rincon de beniscornia.

La mayoría de palabras que contienen “Ben” nos señalan que esas tierras eran del hijo de alguien en tiempos de los árabes. Beniscornia es “hijo o descendiente de  Iskürna”

Jumilla

Algunos teóricos dicen que proviene del vocablo árabe “Ymla” que luego pasaría a mencionarse como “Yumalla” y que haría referencia a alguna familia de la zona. Otros dicen que tiene que ver con la expresión latina “summa uilla” o “villa situada en alto” que los árabes convertirían en “Šumilla”

Alhama

Este está muy claro y además es muy bonito: al-hamma significa “fuente de aguas termales”  Numerosos autores de la época de dominación árabe situaban a 30 km de la ciudad de Murcia unas “Termas cle Laqwar”.

Alcantarilla

Ningún alcantarillero debería agachar la cabeza cuando a alguien le haga gracia el nombre de su pueblo. Contiene la palabra árabe “al-qantara” que signigica  “puente” y recuerda un importante paso del rio segura que había en esa zona.

Galifa

Un “jalif” es un “camino o valle entre montañas” como los que hay -y debía haber en tiempo de los árabes- por esa zona entre Mazarrón y Cartagena.

Beniaján

Proviene de Benihayzaran (y otras posibles palabras parecidas que se usaban indistintamente con Benihazram o Aben Hazarani) y significa “Hijos de las caña” Algunos expertos lo traducen como caña de bambú, pero yo creo que se puede referir a los carrizos que todos conocemos cerca de los cauces de agua.

Otros estudios (poco sustentados) dicen que proviene de “Ben AyyÜn” que se podría traducir como “Hijo del que hace pan”ç

Alquerías

Una “Al- Qarya” era una “aldea”. Tiene cierta gracia porque es como si a una ciudad la llamaramos “ciudad” o a un pueblo “pueblo”.

La albarda

Acostumbrados al calor de las tierras altas molineras la zona de “Al-Bndu”  era  ”la  fría” o “la fresca”. Espero que no se refiriera a otra cosa.

Abarán

Parece que procede de una tribu bereber que se asentó en la zona y que se llamaba “Hawwüra” y que llamó a su pueblo “Fauaran”

BOLA EXTRA: En un documento histórico fechado en la época en que murió Alfonso X el Sabio, el infante don Sancho promete donar cuando reíne “todo el valle de Ricote y Abarán a la Orden de Santiago

Benamor

Otro hijo: en este caso “el de Amur” que significa “el que tiene muchas vidas”

Churra

Parece que procede de “sharrat”  que no es una palabra árabe común sino una adaptación fonética al árabe del término romance sierra.

Bejar (de Lorca y de Moratalla)

Es una trasliteracion de Wyjar que representaba un corte en el terreno, “un tajo o talud”

Ricote

Parece que viene del nombre de una alquería que se llamaba Riqut pero no se conoce una traducción. El historiador Merino Alvarez dice que como esa zona del río Segura era especialmente rocosa la palabra rikut puede referirse a los riscos o a las rocas pero no está probado.

Javalí

No tiene que ver con el animal. Al menos con ese animal. Es bastante probable que provenga de “Yabal” que significa “monte” unido a las palabras “Íl” o “Ayl”. La primera es una explicación más  religiosa: “monte de dios”; la segunda es más profana “monte de los “ayl” o monte de los ciervos.

La albatalía

Parece que hacía referencia a una de las acequias de Murcia y en concreto a una bien construida porque “Al-Balñtiyyc” significa “la del empedrado”.

Peña de la Zafra.

Es como Puente de alcántara que significa “Puente del puente”. La “sajra” o “Sajarcz” es una “roca” o “peña” con lo que si lo tradujeramos literalmente sería “Peña de la peña”.

Almadenes

Las crónicas de tiempos de los árabes se refieren al cañon de almadenes como “Maidiq  Ayn al-Aswad”. La primera parte ,”Maidiq”,  significa “estrecho o angostura” y el resto de la referencia sería “fuente negra” o “del negro”. Sin embargo sólo se habría conservado lo de Al-madin. También hay otra posibilidad y es la expresión “Al-Macdin” que significa “mina de mineral” lo cual tiene sentido porque el río podía hacer aflorar minerales con su acción erosiva.

Espero que os haya gustado… y PARA SABER Más… de este enlace es de donde he cogido casi todos los nombres: El árabe en la toponimia murciana de Consuelo Hernandez Carrasco