El hambre, El lazarillo, Goya y Marañón.


Ahora le ha dado al bueno de Rafa de Paco por, mientras estamos hablando, parar la conversación y hacer este gesto.

y decirme:

-Venga (gesto) Ya tienes ahí (gesto) otro post para escribir. Dale.

Y yo -cómo no- voy y le hago caso.  Esta vez su propuesta es que investigue por qué se dice la expresión “Más listo que el hambre”. El tema podría tener miga, así que… ¡vamos con ello!

Primero: Preguntar a Cervantes

Buceando en busca de la expresión he encontrado que en inglés se dice “to be as sharp as a needle” (ser más afilado que una aguja).

Este detalle puede ser importante porque, en mi opinión, indica que la expresión, tal y como la conocemos,  es nuestra propia y, por tanto, nació vinculada a algún tipismo de aquí.

Veamos: la frase se usa, según la RAE, “para ponderar la agudeza, ingenio y expedición de alguien“. ¿Qué personaje/o personajes español/es eran popularmente conocidos por tener ese espíritu?

 

BOLA EXTRA de AMPLIACIÓN DE VOCABULARIO: Habrá a quien le sorprenda la palabra “expedición” en la definición anterior. Sabed que, según la RAE, la sexta acepción del término es “Facilidad, desembarazo y prontitud en decir o hacer”. 

Buscando sobre la expresión también he dado con este foro del Centro Virtual Cervantes (os animo a seguirlos, son MUY interesantes) en el que hablan del asunto. Copio y pego uno de los mensajes que me parece muy claro:

Autor: Ignacio Frías
Título: Los pícaros
Fecha y hora: martes, 04 de noviembre de 2008, 11:14 h
Buenos días, JaimeEn la picaresca española es muy frecuente la figura de quien emplea toda clase de tretas, argucias, artimañas o estratagemas a cual más imaginativa con tal de calmar su apetito. Lo que, lícitamente, nos lleva a la conclusión de que el hambre agudiza el ingenio. Y mucho.«Es más listo que el que tiene hambre». De ahí al acortamiento presente en la expresión por la que te interesas no hay más que un paso que la sabiduría popular no dudó ni un minuto en dar.Saludos cordiales.
Ignacio

El Señor Ignacio Frías, al que, de paso, agradezco su contribución, me pone sobre la pista de los pícaros españoles y nos aclara que la expresión popular proviene de su forma de actuar. Pero… ¿quienes eran los pícaros?

Fortunas y adversidades

Esta que veis aquí es la cubierta de una de las ediciones de 1554 del “Lazarillo de Tormes”.

BOLA EXTRA de TRIVIAL: Si alguna vez queréis dar en el clavo sobre el título, en realidad, se llama “La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades”

BOLA EXTRA: Hay, en realidad, cuatro primeras ediciones de la obra. Todas son de 1554. Se imprimieron en  Burgos, Amberes (7 ejemplares se conservan) Alcalá de Henares y Medina del Campo.  Este último, se encontró en 1992 dentro de una pared de una casa en la localidad de Barcarrota.

Si alguien os pregunta el autor no os pongáis a pensar, por favor. Si habéis dudado, aquí os WIKI-copio.

Es una novela española ANÓNIMA, escrita en primera persona y en estilo epistolar (como una sola y larga carta), cuya edición conocida más antigua data de 1554. En ella se cuenta de forma autobiográfica la vida de un niño, Lázaro de Tormes, en el siglo XVI, desde su nacimiento y mísera infancia hasta su matrimonio, ya en la edad adulta. Es considerada precursora de la novela picaresca

El personaje del Lazarillo de Tormes es, claramente, un pícaro español.

El pequeño pícaro tiene que demostrar su “agudeza, ingenio y expedición” durante toda su vida para algo tan sencillo como comer y beber. En el grabado le vemos robando el pan y el vino a su amo, el ciego.  La desesperación, el hambre, motiva al niño durante toda la historia. Su idea es “ser más listo que el hambre”. Así que ahí tenéis el origen de la expresión.

Dicen que el gran Don Francisco (de Goya) supo muy bien ilustrar esa desesperación en el cuadro “El lazarillo de Tormes”, pintado entre 1808 y 1012, y que forma parte de la madrileña “Colección Marañón”.

Pero… ¿De verdad este niño era el famoso lazarillo?

Según la mayoría de expertos, la imagen de Goya narra uno de los pasajes de la novela.  En ella, el ciego se da cuenta de que el niño le ha engañado dándole un nabo en vez de una longaniza para comer. Lázaro dice que no es cierto y  el ciego le abre la boca y le huele el aliento mientras le sujeta para asegurarse.

Sin embargo, hay cierta controversia sobre el nombre de esta pintura.  Leeréis en algunos sitios a “expertos” que dicen que inicialmente se llamó “el garrotillo” y que NO tenía nada que ver con el lazarillo, pero no es exactamente cierto. Aunque algo hay.

Don Gregorio tuvo la culpa

Sí sí, Gregorio Marañón. La historia se enrevesa, pero os va a gustar.

Gregorio Marañón era el propietario del cuadro de Goya. Como lo oís. No sé como llegó a sus manos pero está claro que tuvo dinero y oportunidad de comprarlo. Según parece, aunque el cuadro había sido catalogado en 1812 como “El lazarillo de Tormes”,  el genio científico de Marañón vio otra cosa.

La explicación de Marañón tiene su ingenio: En su opinión, la postura del niño, y la del adulto abriéndole la boca, es una representación de las prácticas de medicina popular empleadas en la época para intentar la curación del “garrotillo”. ¿Y qué era el garrotillo?

El Corynebacterium diphtheriae, también conocido como bacilo de Klebs-Löffler es el bacilo causante de la difteria.

 

La difteria, ni más ni menos.

BOLA EXTRA MÉDICA: La difteria produce, entre otras cosas, la llamada tos “perruna”, que suele describirse como el sonido de una foca o león marino.

Según Marañón, en el cuadro de Goya lo que se veía es a un adulto, desesperado por  la lenta asfixia de un niño, posiblemente su hijo. Se le llamaba “garrotillo” a la enfermedad, por ser un terrible aunque pequeño garrote para los niños. La sabiduría popular difundió que para ayudar al niño a respirar había que  usar los dedos para separar las membranas de las vías respiratorias de los enfermos.

La verdad es que es comprensible la confusión de Marañón.

En fin, que, como siempre pasa, en este blog salto de tema en tema y al final no sé ni de qué estoy hablando.  Por el mismo dinero (gratis, vamos) hemos aprendido todos por qué se dice la expresión “más listo que el hambre” y esta curiosa historia sobre la difteria, Goya y Marañón.

Espero que os haya gustado.

“Patriota” del Cine español


No es obligatorio ver cine español, pero a mi me gusta hacer patriotismo de esto.

A mucha gente se le llena la boca de bandera, pero los colores del país se defienden defendiendo a los que hacen el país, a los que lo crean: a los médicos, a las profes de colegio, a los arquitectos, a los militares, a los deportistas y un largo etc… Y por supuesto: a los buenos cineastas.

Vaya por delante que mi concepto de patriotismo cinéfilo no es excluyente. Creo en la libertad de cada uno en todo. Para consumir los productos culturales que quiera también. Obligar a ver cine español o a aprender un idioma me parece de locos. Asi que, en ocio, información y cultura, cada uno que haga lo que quiera desde Intereconomía hasta el libro de Belén Esteban pasando por “Los santos inocentes” o “Cien años de soledad”. Lo digo en serio: no soy un “gafapaster” que critica a los que ven “salvame”. No lo veo y punto.

Sin embargo, lo que no tolero es la crítica destructiva: se hizo, se hace y se hará buen cine español. Yo creo que que las salas estén vacías no tiene que ver solo con la calidad de las películas.

Y ojo: yo no soy de mirar hacia otro lado. No estoy a favor de una industria que sobreviva exclusivamente a base de subvenciones (ninguna empresa, club deportivo, institución educativa u organización no gubernamental debería mantenerse así, y los hay) pero también creo que el cine debe ser protegido como todas las creaciones culturales autóctonas. Eso es lo que define nuestra sociedad. Lo que nos da identidad.

Y por supuesto, en algo en lo que estoy muy convencido es que el cine no debe de ser gravado con el 21% de IVA mientras el gobierno (este y otros) se mata a decir que bajará los impuestos.

El cine se hará siempre que haya creadores, siempre que haya buenas ideas, pero hacer cine vale dinero. ¿Habéis estado alguna vez en un rodaje? ¿Os habéis quedado hasta el final de unos títulos de crédito? Que descarguéis pelis como si quisierais crear la biblioteca alejandrina del cine pirata no ayuda, por cierto.

Este post es, con todo el cariño del mundo, para todos los que estos días (como todos los años) a cuenta de los Goya critican “el cine español”. Aquí tenéis un buen manojo de pelis que quizás, si no las habéis visto ya, deberíais ver.  (No están todas las que son, pero si es -espero- una buena selección)

Los santos inocentes

Tesis

Ágora

El laberinto del fauno

Bienvenido Mister Marshall

Los otros

Los lunes al sol

Martin (hache)

La cabina

Tierra y libertad

La escopeta nacional

Los cronocrímenes

La vaquilla

Abre los ojos

Belle epoque

La lengua de las mariposas

Bicicleta, cullera, poma

El verdugo

Celda 211

No habrá paz para los malvados

Atraco a las tres

Ay carmela!

Airbag

Los amantes del círculo polar

Muerte de un ciclista

Noviembre

Viridiana

Lucía y el sexo

Historias del Kronen

Volver

El bola

Azuloscurocasinegro

Mar adentro

Te doy mis ojos

Secretos del corazón

El orfanato

Solas

El día de la Bestia