El bosque nazi


Este post nace de una petición de uno de mis lectores asiduos: @Marcosabril

¿Qué le regalarías tú a alguien que lo tiene todo? ¿Un ipad?

No te esfuerces: Ya lo tiene, eso es lo primero que le compras (sic) a uno como él.  Probemos otra cosa: ¿Un juego rollo “The game“? Ahí puede que aciertes…

Pero no, también lo tiene.  Y si…. ¿Una isla desierta?

Es probable que ya la tenga también como ocurre en este caso de la foto. ¿Sabéis de quién es?  Leed esto de Mel Gibson y otros millonetis. 

¿Lo ves? Es más difícil que “lo imposible”.

Perdón, era una broma. Ya en serio. Qué dificil es regalar a esas personas que ya lo tienen casi todo.

Pero vamos a complicarlo más y así veis donde quiero llegar con este post que me está quedando la mar de surrealista. ¿Y si este regalo se lo tuvieras que hacer al mismísimo Hitler en sus años de máximo poder? ¿Qué se le puede regalar a un loco de semejante tamaño que ya lo tenía todo?

Ahora si que os habéis perdido.

Me dijo Marcos que le contara el origen de esta foto. Quiere saber si es real y, sobre todo, qué historia tiene detrás.

Y la historia es…

Un regalo para el Führer

AVISO: No he encontrado enlaces a noticias en grandes medios o fuentes oficiales que certifiquen esta historia como real. Ponedla mucho en cuarentena. 

Imaginad el típico pueblo alemán de trabajadores del campo rollo “La cinta blanca” (peliculón de Haneke) pero ya en años del Nazismo, en concreto en 1939.

No dejéis de ver esta peli.

 

Allí había unas personas que en pleno éxtasis de adoración al líder supremo pensaron que era una buena idea plantar los arboles. Hay varias versiones  (pero ninguna muy concreta y dan lugar a la especulación) sobre los autores:

  • Un grupo de empresarios pro-nazis (en ese momento) que enviaron a sus trabajadores, en medio de un gigantesco pinar, y plantar allí los dichosos arbolitos.
  • Las juventudes hitlerianas.
  • Un agricultor local dijo haber plantado los árboles de niño junto a un guardabosques que le pagó por ayudarle
  • Gente de la zona creó este monumento “en agradecimiento al Servicio del Trabajo de Reich por la construcción de una calle en Zernikow”.
  • Un loco solitario “estilo unabomber”.

El caso es que allí están los árboles -unos 140- en un terreno de unas 60 metros cuadrados y se trata de Alerces, o Larix.

Lo que si parece coincidir en todas las versiones de la historia es que “la idea era regalarselos a Hitler por su cumpleaños”. El regalo en si no eran los arbolitos sino la forma que tenían si los veías desde las alturas.  En otoño y primavera, sus hojas se ponían amarillas y si tomabas suficiente altura podías ver una esvástica.

Está en el bosque de Zernikow, en la región de Brandenburgo de Alemania….

 

… y a pesar de estar en la zona sovietica cuando cayó Hitler, durante muchos años nadie la vió.  Y era grande:

Hasta aquí la increíble e imprecisa historia. No termino de créemela, pero he estado buscando más. ¿Quien encontró los árboles? ¿Quien echó la foto? ¿Siguen allí los árboles?

He encontrado que fue un tal Okoland Dederow, un pasante, fue quien descubrió los árboles en 1992 mientras revisaba unas fotos aéreas para la instalación de unas unas líneas de riego.

BOLA EXTRA PARA NOTA: Según algunas crónicas de esta historia, el número de foto de ese rollo era la “106/88”. Y como “88” es el numero clave para Heil Hitler, sólo espero que esta no sea una leyenda nazi o algo así. 

Esta historia es muy extraña.

POSTDATA: He leído que el descubrimiento del bueno de Okoland Dederow supuso que el gobierno de la RDA enviara en 1995 a un grupo de leñadores para talar los árboles pero no pudieron encontrar la señal que si aparecía en las fotos porque ya eran antiguas.

POSTDATA 2: Sin embargo, en 2000, la Agencia de noticias Reuters publicó fotos de la cruz claramente visible aunque con los  bordes poco definidos. El gobierno local se volvió a movilizar y ordenó talar todos los árboles en la zona. Al final sólo se cortaron algunos para evitar que se siguiera viendo.