9 cosas en que se parece la crisis migratoria a “Juego de tronos”


La obsesión es que el muro sea lo suficientemente alto. Pero ningún muro frenará a la desesperación.

No sabemos qué hay al otro lado del muro. Ni hay información, ni enviamos gente a buscarla. Sólo algunos valientes como Jon Nieve o periodistas que se juegan la vida nos lo pueden contar.

Muchas personas creen que enviar al ejército al muro es suficiente.

Los “salvajes” son personas como nosotros. No son el enemigo. Sólo un día con ellos es suficiente. Le pasó a Jon Nieve. Nos pasa si escuchamos sus impresionantes historias.

El verdadero enemigo está al otro lado del muro, pero no queremos o no sabemos cómo luchar contra él.  No sólo me refiero al ISIS o a los caminantes blancos. También hablo de la pobreza estructural de aquellos países. De las condiciones en las que viven.

Dejar entrar a todos los “salvajes”, darles ayuda y cobijo, es visto por muchos como algo utópico, irrealizable.

Ante la desesperación, y junto a una ola de solidaridad, se descubre a quienes quisieran cerrarles la puerta para siempre. Y además de portazo.

A este lado del muro los reyes/políticos tienen sus propias guerras que librar. Se enredan en ellas o en discusiones estériles pero no están unidos contra el problema. Tomarán decisiones para salvar Poniente/nuestros países del “caos” que vienen a causar los “salvajes”/refugiados pero “sacando algo a cambio”, como ha dicho alguno de ellos.

Quizás si hubieramos mirado al otro lado del muro hace tiempo, quizás si no hubieramos construido el muro (mental o real), habríamos podido actuar sobre los que ahora necesitan venir a Poniente/nuestros países. Ya es tarde. En ambos casos, ya es tarde.

“Cuando te quedes sin agua…..échale Twitter”


AVISO: Ni soy profesor, ni pretendo enseñar, ni, como ha dicho alguno, pretendo decir qué se puede decir en twitter y qué no. Esto es una reflexión personal con ánimo de abrir debate. Nada más.

Y quiero debate porque el periodismo es algo vivo y necesariamente cambiante. El tema de este post es el “periodismo ciudadano”.

Vaya por delante que yo no soy contrario a la participación de twitteros (ciudadanos, en definitiva) en el proceso de creación de noticias. Si así lo ha parecido por mi debate con varias personas anoche en twitter, este texto debería servir para aclararlo.

Los hechos

Por resumir lo que pasó ayer: se declara un incendio en un piso céntrico de Murcia.

2015/01/img_0031.jpg

Foto de Miriam Alcazar

Mientras elaboro mi información curioseo en el twitter usando las palabras “incendio” y “Murcia”. Una tuitera (después me comenta que se dedica a la comunicación) que se llama Miriam ha escrito en su perfil personal esto:

Me aclara la tuitera que está en la zona y que ha escuchado claramente a un bombero gritar “no hay agua”.

Periodismo ciudadano

Vaya por delante que si hubiera estado en la zona tendría más elementos de juicio para valorar ese grito del bombero. Como no estaba, hago la pertinente autocrítica: informar a lo lejos es más difícil y se pueden cometer errores. Los periodistas no somos infalibles. O, al menos, yo no soy infalible.

Así que, desde la distancia, lo que señala esta tuitera es interesante y nadie me lo había contado. Por eso el asunto me preocupa y me pongo a investigarlo.

NOTA: A menudo, cuando informo de una situación “en tiempo real” leo los tweets de personas que están en la zona para buscar nueva información. Es decir, que el periodismo ciudadano sí sirve.

Una vez leído el tweet, mi labor como periodista -que no está sobre el terreno, insisto- es confirmarlo antes de contarlo. Es la principal diferencia con una tuitera sobre el terreno, en mi opinión. Ella tiene todo el derecho del mundo a escribir el tweet que quiera, por supuesto. Yo no. A mí se me presupone la conexión con una serie de fuentes oficiales y no oficiales que me validen o corrijan esa historia

¿Cómo valido la historia?

A través de fuentes distintas trato de comprobar qué ha ocurrido, es decir, si ha habido algún problema con el agua, un hecho que, de confirmarse, sería grave.
Normalmente no se revelan las fuentes pero creo que hoy es importante hacerlo:

1. Gabinete de prensa del Ayuntamiento de Murcia, a través de mi pareja (no tengo por qué ocultarlo) María Soler.
-En contacto con la Concejala de Seguridad.
-En contacto con el Jefe de Bomberos de Murcia.

2. Servicio de prensa del teléfono 112, coordinación de emergencias. El servicio es para periodistas y tiene acesso a todas las incidencias en tiempo real.
3. Varias fuentes no oficiales en Bomberos de Murcia.
4. Fuente no oficial en Policía Nacional, responsable en la zona.

6. Varios vecinos que me contaban que estaban viendo el incendio. Sus testimonios son MUY importantes, pero siempre los coloco detrás de los anteriores.

7. Otros periodistas. Sí, se consulta qué están diciendo los demás. Ahora con twitter es mucho más fácil. Todos lo hacemos. ¿Parece lo lógico no?

Esas fueron mis fuentes anoche.
Por supuesto, mi labor no es pensar que el ciudadano-twittero miente. Ni mucho menos. La realidad la contamos entre todos. El monopolio de la verdad no lo tienen los periodistas y hoy, con un simple móvil, te puedes convertir en narrador. Ésa es la base del periodismo ciudadano. El hecho de que las miradas de todos puedan ayudar a describir algo que está ocurriendo. Pero… ¿cómo describir? ¿Con qué herramientas?

La diferencia entre periodista y ciudadano son esas herramientas: las fuentes oficiales y extraoficiales. Generalmente el ciudadano no tiene acceso a esas personas que manejan información mucho más exacta.

OJO: Las fuentes oficiales también pueden equivocarse, también pueden ocultar información o transmitirla de manera torticera. Ha ocurrido en algunas ocasiones en este país.

El ejemplo más claro es el 11M. El periodista tiene que saber valorar también ese factor.

Pero volvamos al ejemplo: Ante un tweet como el de Miriam, simplemente, como periodista profesional, tengo que confirmar la historia y validar lo que ha dicho. Mi actitud es más la de “quizás pueda ayudarme” pero dudar de todo te ayuda a ‘cazar’ bulos, fotos falsas, cadenas de SMS que alarman más que ayudan y demás. No os podéis imaginar la cantidad de historias que nos llegan así: una niña enterrada en Alcantarilla, un caso de ébola en un colegio, unos abusos sexuales, historias de supuesta corrupción política… Nuestra labor es recibirlas y después verificarlas. Si les damos salida sin ningún tipo de control… ¿Para qué valemos los periodistas entonces?

Ciudadanos aliados

En mi opinión, es más fácil que un ciudadano sea un aliado y te ayude a contar una historia, que sea un ‘enemigo’ que te esté mintiendo, como bien apuntó Miriam en el debate tuitero que mantuvimos. Sin embargo, hay precedentes en la región de Murcia de personas que, movidos yo que sé por qué afán, han tratado de “colar” fotos falsas de incendios, granizadas y demás sucesos.

Esta imagen se distribuyó como “de Murcia” pero también de otros lugares. Al final… ¿Alguien sabe de donde era?

 

Ésa es una de las cuestiones. La otra tiene que ver con la contextualización de unas palabras que se han podido oír aisladas.

La importancia del contexto.

El ciudadano tiene todo el derecho del mundo a reproducir unas palabras que ha oído en la calle o en cualquie sitio -faltaría mas- pero el periodista, en su verificación de la historia, también debe generar un contexto. Os pongo un ejemplo.

-Mamá, tengo hambre.

Esa frase no es igual si se la escuchamos al hijo de una mujer con trabajo y con todas sus necesidades cubiertas que si se la oímos en pleno desahucio a un niño en la esquina de una casa. Estaréis de acuerdo conmigo en que no es lo mismo, y sólo la segunda es interesante.

-No queda agua.

Esa frase, dicha en medio de un incendio, y encima por un bombero, puede resultar alarmante. Eso es verdad. Sin embargo, ayer consulté a varias personas –bomberos, expertos en emergencias- que me explicaron que “en un incendio se dicen muchas cosas”. Hoy Andrés López, periodista especializado en estos temas y técnico de bomberos de Murcia lo ha explicado muy bien en varios tweets que reproduzco.

Es exactamente la misma información que ayer transmitió el Jefe de bomberos de Murcia a través del Consistorio y que corroboraron otras fuentes no oficiales. Y yo me la creo aunque siempre me quedará la duda sobre ese bombero gritando “no queda agua” que oyó la twittera, motivo de este interesante debate. Gracias a Miriam Alcázar conocemos ese detalle que habría desaparecido de las crónicas periodísticas o que no habría sido lo suficientemente aclarado. Ese es el gran valor de su tweet y del periodismo ciudadano.  Así que, desvelado el contexto y verificada la historia con fuentes propias del periodista, la noticia es más noticia.

Por tanto: Periodismo ciudadano sí, pero periodistas atentos, también.

Espero vuestras aportaciones.

El crack del bipartidismo murciano


Este es mi análisis de urgencia (lunes por la mañana, todavía quedan muchas cosas que decir) de las elecciones europeas en Murcia . Espero que os interese:

EL PP SE DESPLOMA

 

El PP ha conseguido 159.000 votos, es decir un 37,5%,lo que sitúa su bajada en 145.000 votos menos, un 45% menos respecto a la anterior cita. Es su porcentaje más bajo desde 1991. Aunque mantiene una diferencia con el PSOE de 17 puntos, el pp no revalidaría su mayoría absoluta en Murcia.

Fuentes del PP no ocultan su enfado con los resultados y lo achacan a una campaña “pobre y con fallos”. Sin embargo, en el PP confían en que los datos no se repliquen en las autonómicas donde esperan contar con más participación.

EL PSOE SIGUE AL PP EN LA CAIDA PERO RECUPERA ALGUNAS MAYORÍAS.

 

El  PSOE ha logrado 87.751 votos, el 20,7%. Es su peor dato en toda su historia en unas europeas pero los socialistas se agarran a que “se han mantenido respecto a las generales”.Baja menos que el pp pero baja 9, o lo que es lo mismo 52.000 votos menos.

Fuentes socialistas le dan valor a las victorias en Moratalla, Bullas, Calasparra, lorqui y Campos del Rio y señalan que “es muy importante la perdida de mayoría absoluta del pp en mas de una treintena de municipios”. Esta situación, dicen, “abre el melón político”.   

IU TRIPLICA SUS VOTOS

 

IU, con el 9,73%, triplica el número de votos con respecto a las anteriores europeas. Se trata de un porcentaje que no conseguía desde las elecciones generales de 1996.

Fuentes de la coalición piensan  que “este resultado en murcia es un espalzarazo a su “convocatoria por el cambio”.  En IU están satisfechos con el dato aunque sorprendidos con la lista de podemos, que, consideran, que le puede haber restado votos.

UPYD SUBE AL MISMO RITMO

UPyD, con 9,46% y 40093 votos también triplica sus apoyos y ha estado a punto de superar a IU. Los de pujante han  sacado en Murcia sólo 1.100 votos de diferencia al partido de fuensanta Maximo y empatan en numerosas ciudades.

Fuentes de UPYD se agarran al dato que dice que la ciudad de Murcia, es el segundo mejor de todas las capitales de España, por encima de Madrid. Datos como el de Alcantarilla, Torrepacheco, beniel o Ceutí, les convierten en tercera fuerza politica.

PODEMOS TAMBIÉN DA LA SORPRESA EN MURCIA

Podemos, con 4 meses de vida, ha conseguido un 7,6% y 32.158 votos. Además ha obtenido, por sorpresa, la segunda eurodiputada para murcia. Es la primera vez en la historia de la región que Murcia tiene dos eurodiputados. Podemos se ha convertido en la tercera fuerza política en Cartagena y la cuarta en algunos municipios por delante de UPYD.

Fuentes de los circulos de Podemos murcia aseguran que “ha sido toda una sorpresa el resultado nacional y que estos resultados les darán fuerza para aumentar su presencia en todos los aytos de la región”

¿QUÉ PASA EN LAS GRANDES CIUDADES?

En el municipio de Murcia

el pp ha ganado con 51.000 votos pero baja en mas de 40.000 respecto a 2009. Sumando los votos del resto de partidos -60.000- ha perdido su mayoría absoluta. El partido de pablo iglesias casi iguala a IU en votos que ha multiplicado casi por tres sus votos de 4000 a 12000. El PSOE ha bajado 15.000 votos.

En Cartagena.

 

El pp tiene 19.000 -perdiendo 18.000- y el psoe 10.000 votos -perdiendo 8000. Podemos se convierte en la tercera fuerza política del municipio con 7000, adelantando a UPYD que tiene 6000 e IU con 5000 que han subidos. Sumando los votos de los tres partidos de la oposición el PP también pierde la mayoría absoluta en el municipio.

En lorca

El pp tiene 9000 votos -la bajada es de 7000 respecto a 2009- y el psoe 6000, con 2000 de bajada. Frente a esta bajada, los tres partidos pequeños suben: Izquierda Unida ha subido hasta los 2.500 votos, UPyD consigue casi 2000 y PODEMOS irrumpe con 1.223 votos. Sumados todos los partidos de oposicion en Lorca, el PP también perdería la mayoría absoluta con estos resultados.

En molina

El PP ha conseguido algo menos de 7000 votos y el PSOE 3500.  Son Bajadas de 6000 y 2500 respectivamente. Mientras tanto, UPyD consigue 2500 y se coloca como tercera fuerza, IU sube hasta los 2000 y Podemos irrumpe casi con 2000 votos. Sumando todos los partidos en la oposición, el PP también perdería su mayoría absoluta.

Otros municipios, y otros resultados curiosos:

En Alcantarilla, UPYD e IU estaban casi empatados a 300 votos y ahora empatan a casi 1200 ganando este pequeño duelo upyd. EL partido está muy sorprendido con el dato de ceutí y torrepacheco donde hay solo 2 afiliados del partido y han sacado 277 y 650 votos respectivamente.

En Ricote, el partido ciudadanos se ha convertido en tercera fuerza politica con 45 votos.

Mazarrón ha sido el municipio donde se ha producido mayor abstención.

La policía del pensamiento


“No era difícil mantenerlos a raya. Unos cuantos agentes de la Policía del Pensamiento circulaban entre ellos, esparciendo rumores falsos y eliminando a los pocos considerados capaces de convertirse en peligrosos; pero no se intentaba adoctrinarlos con la ideología del Partido. No era deseable que los proles tuvieran sentimientos políticos intensos. Todo lo que se les pedía era un patriotismo primitivo al que se recurría en caso de necesidad”.

“Por supuesto, no había manera de saber si le contemplaban a uno en un momento dado. Lo único posible era figurarse la frecuencia y el plan que empleaba la Policía del Pensamiento para controlar un hilo privado. Incluso se concebía que los vigilaran a todos a la vez. Pero, desde luego, podían intervenir su línea de usted cada vez que se les antojara”.

“Tenía usted que vivir -y en esto el hábito se convertía en un instinto- con la seguridad de que cualquier sonido emitido por usted sería registrado y escuchado por alguien y que, excepto en la oscuridad, todos sus movimientos serían observados”. 

Fragmentos 1984, George Orwell

 

Existirá un día…

La Policía del Pensamiento. “Ojalá nunca exista”, pensé al leer 1984, un libro que me marcó y que considero el mejor que he leído nunca. La policía de pensamiento. Joder, si es que el nombre ya asusta.

Tal y como nos la describía Orwell, era una organización policial (inspirada, eso sí, en la Gestapo y en la NKVD) que arrestaba  a los ciudadanos sólo por pensar o decir cosas en contra  de las consignas del Partido. Orwell se inventó también el término “crimen de pensamiento” o “crimental”.

Ojalá, insisto, nunca exista, aunque hemos tenido tristes ejemplos en la historia de estados que han querido institucionalizar algo parecido. En “La vida de los otros” (película que siempre recomiendo) tenemos un gran ejemplo.

Lo que cuenta esta peli sí que ocurrió en Berlín y en los territorios en órbita soviética. Cosas similares han hecho otros regímenes totalitarios pero, desgraciadamente, también hemos tenido ejemplos en el mundo “libre”.  ¿Verdad, Barack?

Detenido un tuitero

Hoy quería reflexionar sobre las últimas detenciones e imputaciones a tuiteros. Como todos sabéis, tras el vil asesinato de Isabel Carrasco y tras la victoria del Macabbi de basket contra el Real Madrid, muchas personas escribieron tuits difamatorios e insultantes.

Varios  ejemplos:

Vaya por delante que toda esta gente me parecen unos descerebrados. Eso que nadie lo dude. Desear la muerte a una persona porque no compartas sus ideas no está en mi filosofía. Es más, combato este tipo de actitudes. Lo de #putosjudios es, simple y llanamente, un insulto de ignorantes. Gente que no ha viajado, ni leído, ni estudiado, que pretende hacer daño a un colectivo que desconoce.

Y más si tenemos en cuenta que ocurrió tras una derrota en el baloncesto.

Por cierto: si seguís ese hashtag TAMBIÉN hay muchas personas que criticaban duramente a los que estaban usándolo. Eso es una esperanza.

En relación a todo esto, os quería hacer dos apuntes sobre este tema de los insultos.

No ha habido persecución para según qué NAZIS

Ahora que Cospedal y otras mentes prodigiosas se han empeñado en usar tanto la palabra “nazi”, me llama la atención que se sigan permitiendo tuits lamentables que, de momento, el ministro no ha dicho que se vayan a perseguir. Un ejemplo es este:

El caso concreto de las amenazas a Pilar Manjón es verdaderamente dramático. No comentaré mucho más porque se que habéis leído las barbaridades que le dicen. Intentaré poner una de las “suaves”. En fin…

Insisto: y a esta gente… ¿Se la persigue? Amenazas, nunca.  Pero si vamos a perseguirlas, que se persigan todas.

Y todavía me queda el tema más polémico:

 Con ETA, ¿qué hacemos?

¿Cuando se dice que se va a perseguir a todos los que insultan en twitter también se incluye a los que insultan a los etarras, a los radicales de al-quaeda, a los violadores o a los asesinos?

A mi también me sale insultarles muchas veces. Condeno RADICALMENTE su violencia, sus actos contra la convivencia y sus asesinatos. Que quede claro, que no quiero rollos.

Lo que estoy preguntando es donde ponemos el tope. A quién sí es legítimo insultar.

—–

En fin, que no me quería centrar en esas dos historias, ni en los tuiteros que insultaron a Carrasco, Manjón o a los judíos,  sino en el clima general que últimamente percibo y que nos acerca un poquito más a la tristemente famosa policía del pensamiento.

Sobre este asunto os dejo cuatro pensamientos muy meditados.

1. Ya se persiguen los insultos, las amenazas y demás.

En España el Código Penal ya persigue las injurias y calumnias. Lo que ocurre en redes sociales está penado igual que “la vida real”. El que se considera injuriado o calumniado puede ir a un tribunal que decidirá si tiene razón o no. ¿Para qué valdría cambiar la ley? ¿Para endurecerla?

2. Profesionales del “señalamiento”

Twitter se ha poblado de personas que se dedican a decirte sobre qué puedes tuitear o sobre qué no. A mí me ha pasado muchas veces ya.  Y espero nunca convertirme en uno de ellos. Cuando veo algo con lo que no estoy de acuerdo, debato. Pero no se me ocurre decirle a alguien que no puede tuitear de una o de otra manera.

Son gente que pasa la tarde o la mañana (quizás no hagan otra cosa, yo no lo sé) reprimiendo a otros tuiteros, diciéndoles “Esto sí” o “Esto no”.

¿No se parece esto -y mucho- a esa policia de pensamiento de la que hablaba Orwell?

Por cierto: con esta gente, percibes claramente que si lo que has tuiteado es “de su cuerda” ahí si. Ahi no caben normas morales, ni sociales ni nada de nada. Ahí te jalean y retuitean.  E incluso, te ríen las gracias.

3. Periodistas objetivos/subjetivos.

Yo no sé lo que hacen los otros periodistas, pero lo que yo tuiteo es lo que luego digo por la radio, lo que incluyo en mis noticias o lo que sostengo si alguna vez (muy pocas veces lo hago ahora que no estoy en programas) opino en una tertulia.

En mi caso concreto, y creo que muchos periodistas lo hacen así, posiblemente me calle muchas de mis opiniones para poder mantener un perfil objetivo. Eso es verdad. Sin embargo, eso no quiere decir que no tenga mis opiniones y, a veces, es lógico que se escapen por las rendijas de la mesura.

Quien no entienda eso, quizás ha perdido la perspectiva.

¿Quieres que los periodistas seamos robots que demos titulares? ¿Qué te interesa más una noticia pulcra y limpita o una crónica en la que el periodista te cuenta lo que ve desde su punto de vista?

Es más… ¿se puede contar algo sin darle un punto de vista?

 4. El dichoso humor.

En el tema del humor, me fío mucho de lo que dice Raquel Sastre en este artículo de The Objective. Os corto un fragmento especialmente claro:

Lo peor de esto es que, en el saco de amenazas e insultos, el gobierno quiere meter los chistes. Soy cómica de profesión y hay algo que siempre me ha molestado muchísimo, ¿por qué se estigmatiza el humor? ¿Por qué no se trata como la ficción que es? Si el director de “El príncipe de las mareas” rodó una escena en la que se ve cómo violan a un niño y nadie lo llama pederasta, ¿por qué un chiste sobre curas y monaguillos enciende a las masas? ¿Tan estúpidos somos que no sabemos ver que el humor es ficción?

 No hay más que añadir, señoría.