Toñi Moreno me da vergüenza ajena


Todavía estoy tratando de entender la mezcla de sensaciones desagradables -que no consigo describir- que me produce su programa.

Su condescendencia me produce rabia. Su supuesto don de gentes me crispa. Su falsa cercanía con los “pobres de España” me genera un ardor cerebral que no consigo apagar en horas. Me recuerda a esas imágenes de príncipes y reyes saludando al pueblo junto a un coro de palmeros resaltando su “campechanía”. Qué país.

Al final, después de pensarlo mucho, he llegado a la conclusión de que su carrusel de invitados -a cada cual más pobre y desgraciado- pretende ser una especie de circo de Maris Bárbolas.

Circo de feos

Sí, he dicho Maris Bárbolas. No me estoy volviendo loco ni estoy ciego de rabia. Me refiero a esta mujer: Mari Bárbola. Dejadme que os explique la metáfora porque seguro que os suena el nombre y estáis entendiendo el paralelismo.  Me refiero a ella.

Quizás si la veis en su conjunto la recordéis mejor: era la chica enana que aparece en el cuadro “Las meninas” como parte del servicio de palacio.

Se llamaba María Bárbara Asquín y era una enana de la corte real de los Austrias. En los siglos XVI y XVII, estas cortes reales -ocurría en toda Europa- no estaban completas si no incluían a personas como ellas. Eran seres humanos que venían de distintos puntos del reino para, con su sola presencia alocada y grotesca, entretener a monarcas y cortesanos. Eran deformes, enanos, locos, negros, amputados, cíclopes, mujeres barbudas y un largo etcétera de personas que habían tenido la desgracia de nacer o vivir así.
Su función en palacio era muy sencilla: la risa y las burlas hacia ellos “divertían” a los cortesanos y a sus jefazos, los reyes.
Sin embargo, mi comparación de antes tiene que ver con otra cosa:  Estas personas  cumplían además una función muy importante: hacían que -y son palabras de la época- “se divisara mejor la hermosura y proporción de lo que es cabal”.  O sea, que su fealdad, su deformidad, la triste vida a la que han sido condenados les hacía sentir a los demás mucho mejor. 
“Entre todos” de TVE1 intenta algo parecido. Su tesis es:
  • Todo está fatal.
  • La crisis es enorme.
  • PERO: no penséis que una política y una sociedad diferente podría cambiar las cosas… NO.
  • Hagamos algo mucho más cómodo.
  • Os enseñaremos a los que lo están pasando peor que vosotros.
  • Vosotros los veis.
  • Veis lo feos y tristes que están.
  • Comprobáis que vosotros TODAVÍA no estáis tan mal.
  • Os enternecéis.
  • Les ayudáis con una pequeñita limosna, si acaso.
  • Y así ENTRE TODOS, nos sentimos un poquito mejor.

Lo dicho: Un circo de Maris Bárbolas.

Ella

Toñi Moreno es la cara del programa “Entre todos” de TVE1. Imagino que le tengo el mismo asquete a los creadores del programa, a los que no tengo el gusto en conocer, pero como no los veo, no puedo meterme con ellos aunque seguro que tampoco son moco de pavo. De hecho, aunque ella es la autora material de la burla, los que están detrás son igual de autores intelectuales de esta caridad mal entendida.

Imagino que ya habéis visto el famoso vídeo. Alberto, un estudiante de Trabajo Social de Cuenca, llamó al programa. Son poquitos minutos, pero os recomiendo que lo veáis entero. Las caras de ella, el “te paso la llamada de Juan” y su frase final:

“Trabajamos de forma profesional y organizada ayudando a la gente y me gustaría decirle a María Jesús que fuera a los servicios sociales y no recurriese a la caridad. Este programa lo que está haciendo es fomentar la caridad  y es el estado del bienestar el que debe cubrir estas necesidades. Ustedes están jugando con los sentimientos de la gente. Y eso no se debe hacer. El estado debe intervenir y no recurrir a la caridad”. 

Aquí tenéis el vídeo completo.

No veo nunca el programa. Le di una oportunidad la primera semana de emisión. Siempre se la doy a las nuevas ideas, pero pronto vi sus mañas y tome la decisión de quitarlo. Sin embargo, el otro día, mientras comía en un restaurante rodeado de curritos (de los que me gustan, de los que ponen plato combinado) lo tenían puesto a todo trapo.  En serio, me cambié de mesa y me puse unos cascos con la música lo más fuerte posible porque sentía vergüenza. Prefiero quedarme sordo. 

Ese es el motivo de este post. Ése y este vídeo que hoy me han pasado en el que, ante una denuncia de maltrato de una mujer dice “o se denuncia (el maltrato) o se calla una para el resto de la vida”. Echadle un vistazo.

Creo que sobran más reflexiones. Se describe por sí sola esa última frase. Sin embargo, como no quiero dejar este post a medio, aquí os dejo las 10 razones por las que TVE debería quitar este programa:

  1. Se aprovechan de la situación de la gente que -imagino- se presta a salir por la tele porque ya no tienen más salidas. Quieren que los veamos llorar en directo. Nos invitan a que nos deleitemos con el drama. Las familias son  exhibidas sin pudor con música triste y con caras de compasión de la Moreno. Quizás ellos lo hagan “porque quieren” pero eso no es excusa.
  2. Fomenta que las  personas con problemas sean ayudadas con el dinero de otros ciudadanos. El problema es que NUNCA explica que esas personas están así a pesar de que  YA ayudamos con nuestros impuestos a pagar servicios sociales. ¿Y cuándo explican que funcionan de forma deficiente porque nunca tienen dinero suficiente o están mal gestionados por los que gobiernan? Nunca se explica.
  3. Cuentan casos de personas que necesitan dinero para pagar tratamientos médicos, ropa … lo que no se dice es que la Sanidad o los servicios de muchos ayuntamientos antes pagaban esas cosas a las personas que menos tenían y ahora no lo hacen.
  4. El programa JUSTIFICA que la situación actual es irremediable que esté provocando exclusión social. Eso es mentira. El copago produce exclusión social. Los desahucios producen exclusión.
  5. El plató se convierte en un espectáculo grotesco cuando la presentadora grita que tiene “una nueva llamada”.  La gente del público se levanta y aplaude. ¿Nos hemos vuelto todos locos?
  6.  Cuesta 3,68 millones de euros de dinero público: Según esta info  del diario El confidencial el pasado 21 de febrero, tras haber tenido acceso a documentación de la corporación, el programa vale MUCHO. O por lo menos… una cantidad insultantemente alta teniendo en cuenta que se dedica a recaudar dinero precisamente con fines benéficos. ¿Cobra de verdad 175.000 euros la presentadora? ¿Y seguirá durmiendo bien por las noches?
  7. Las conversaciones de la caritativa Moreno con los protagonistas de las historias indagan en su vida personal de forma insultante. Los protagonistas, obligados por los focos, apabullados por la tele, por su propia situación y posiblemente por su desinformación e incultura, rozan a veces el esperpento.
  8. Y sobre todo: Este puto programa NO busca encontrar solución real a los problemas. ¿Se vigilan los casos abiertos meses después? ¿O simplemente se muestra lo triste que es el caso y luego santas pascuas?

¿Qué tiene que ver Beethoven con el día D?


¿Pudo el genial Beethoven (De quien el Catedrático Eugenio Trías piensa que pudo decir “la música soy yo”) haber estado presente en el desembarco de Normandía (La operación más decisiva de la segunda Guerra Mundial)? ¿Le silbaron las balas en los oídos como a los miles de soldados que desembarcaron en las playas Omah, Juno, Utah…? ¿Se escondería detrás de algún parapeto mientras disparaba un rifle semiautomático M1 Garand?

Ya se que pensáis que es imposible. Pero… ¿Y si no lo es? Me encanta este tipo de preguntas. ¿Las resolvemos juntos? Seguid leyendo.

¡Que no! Que no se me va… no os preocupéis. Ya sé que a Beethoven no lo vamos a encontrar entre los soldados que desembarcaron el día D por mucho que busquemos entre las fotos de archivo de las lanchas que llegaron a la playa. Eso es imposible por una cuestión de fechas.

BOLA EXTRA: Sé que el tema es buscar a Beethoven y que no lo encontraréis en las fotos, sin embargo, os recomiendo las impresionantes imágenes que tomó el dia D Robert Capa. Al húngaro le debemos algunas de las mejores instantáneas de aquel día porque bajó con los primeros soldados que tomaban una de las playa. En un fragmento de sus memorias resume muy claramente lo cerca que estaba de sus fotos:

“Terminé las fotos y sentía el mar helado en los pantalones. Con poca convicción, intenté alejarme de mi poste de acero, pero las balas me hacían retroceder una y otra vez. Delante de mí, a cincuenta metros, uno de los tanques anfibio medio quemado sobresalía del agua, ofreciéndome mi siguiente refugio… entre cuerpos flotantes logre llegar hasta él, me detuve para hacer algunas fotos más y junté fuerzas para saltar a la playa por última vez….. Saqué mi segunda cámara Contax y empecé a hacer fotos sin levantar la cabeza… Mis fotos estaban llenas de humo de metralla”

En fin, volvamos a la búsqueda de Luwding. En cuerpo, está claro que no estuvo allí (murió en Viena un lluvioso 26 de marzo de 1827) pero… ¿y en alma?No os asustéis. Éste no es un blog de parapsicología. Me refiero a su obra, a su música eterna.

Si sabéis solfeo quizás podáis leer este pentagrama. Si no sabéis, os diré que estamos ante un original del puño y letra del propio Beethoven y quizás ante una de las obras más famosas de la historia de la música. Dejemos que sea la “Symphonieorchester des Bayerischen Rundfunks” la que interprete estas notas dibujadas por el genio.

Impresionante ¿verdad? Es la Quinta sinfonía de Beethoven.  Así la conocemos los que somos “gran público” de la música clásica. Sin embargo, lo correcto es llamarla “Sinfonía Nº 5 en do menor, op. 67”. La compuso entre 1804 y 1808 y aunque tiene cuatro movimientos (allegro de sonata,  andante y un scherzo en dos partes) sin duda, su sonido más característico es ese “ta-ta-ta-taan” repetido dos veces:

Beethoven symphony 5 opening.svg

No os perdáis: este sonido es el que nos va a llevar directamente a la presencia de nuestro amigo Ludwig en las heroicas playas de Normandía. Pero antes necesitamos recordar a otros dos genios modernos: los inventores del código Morse. Sí, he dicho dos: Vail y Morse.

BOLA EXTRA DE RECONOCIMIENTO A UN CURRITO: Quizás no os suene pero el famoso código NO fue “inventado” por Morse. Fue desarrollado por Alfred Vail mientras estaba trabajando con Samuel Morse en la creación de un aparato que luego sería el telégrafo eléctrico. Vail fue el que inventó el “lenguaje” que asigna a cada letra un código de rayas y puntos. Al parecer, Morse fue el que vio negocio en la idea de Vail y, sobre todo, el que corrió más rápido a la oficina de patentes. Éste es el alfabeto original que se presentó como el “Código morse internacional”

Imagino que no necesitáis que os explique cómo va. Para eso ya están los scouts y el ejército (Aunque no se si en la mili hicisteis prácticas con esto)

El MORSE son puntos y rayas que se pueden transmitir con un telégrafo, con pitidos, golpes, luces… y cualquier cosa que sirva para articular los puntos y las rayas. Durante la segunda guerra Mundial se usaba -y mucho- para la comunicación entre soldados, posiciones, barcos y aviones. En esta foto podéis ver a un operario enviando (o recibiendo) un mensaje en dicho código.

Y una vez explicado todo esto llegamos a Beethoven en pleno desembarco de Normandía.

Lo primero es que el soniquete de su quinta sinfonía, ese impresionante “tatatataaaaaaan”,  podía leerse en MORSE y tenía un precioso significado cuando sonaba en la radio o se veía a través de señales de luz.  De hecho, los boletines horarios “para los amigos de Europa” de la radio de la BBC  empezaban con ese sonido: “TAN-TAN-TAN-TAAAAN”

Y… ¿Qué era ese TAN-TAN-TAN-TAAAAN? ¿Qué mensaje oculto conllevaba? Algunos -seguro- ya lo habéis pillado.

BOLA EXTRA RADIOFÓNICA: Se me ponen los pelos de punta al oírlo y quiero compartirlo con vosotros: Aquí podeis oir una grabación auténtica de la BBC de esa época EN PLENO DESEMBARCO. Viva el periodismo de la BBC.

Después de disfrutar de ese alucinante testimonio, os desvelo el misterio: Las cuatro primeras notas de la 5ª Sinfonía de nuestro amigo Beethoven eran, traducidas al MORSE, el siguiente mensaje:  “Punto-punto-punto-raya” en Morse.

La letra “V”. La V de la Victoria.

Los soldados, sobre todo los veteranos, se sabían el código MORSE de memoria -podía salvarles la vida- y al escuchar esas cuatro notas, algo les recorría el cuerpo entero: Victoria. Hoy he visto la sensacional “El día más largo” de Zanuck y en ésta breve escena lo explican mejor que en todo éste post. Minutos antes del desembarco, un soldado veterano le explica a uno joven lo del “tatatataan” cuando ven pasar las luces de los aviones sobre su barco.

Quizás hoy, en la comodidad de nuestros sofás y nuestros Ipads, leyendo este blog de culturilla (sic) y curiosidades, no entendamos la necesidad de levantar su ánimo que tenían aquellos hombres y mujeres que liberaron Europa de los nazis. Quizás hoy sea imposible entender que esas cuatro notas les hacían levantar la cabeza contra las balas y el fuego de los que querían una Europa aria y nacionalsocialista. Pensadlo unos segundos nada más. E imaginad una radio vieja, o un avión pasando sobre vuestras cabezas con ese breve mensaje….

TA-TA-TA-TAAAAAAAAAAAAAN.

¿Lo entendéis ahora?

BOLA EXTRA de POST DATA:   El Capitan Wood, El Mayor John Howard y Georges Gondrée brindan en una mesa al lado del puente “Pegasus” en 1946. Algunas crónicas históricas cuentan que el Café de Gondrée fue el primer edificio liberado el Día-D.

Las fotovoltáicas y la disciplina de voto


El emisario de Jerjes dijo: “Nuestras flechas son tan numerosas que oscurecen la luz del Sol”

Sin miedo, Leónidas respondió: “Mucho mejor. Lucharemos a la sombra”.

La reforma eléctrica ya es una realidad. Se ha aprobado ésta tarde en el congreso y 20.000 productores y usuarios de fotovoltaicas de murcia no pueden creerlo. Creyeron en el gobierno (que les animó a invertir) y se metieron “de cabeza” en fuertes inversiones. Un engaño más que además se descubre el mismo día que se anuncia que la luz vuelve a subir. Menuda broma macabra.

El presidente de ANPIER me ha dicho ésta tarde que están literalmente “destrozados”.

El perfil del usuario productor va desde un pequeño ahorrador que compró unos paneles solares para su casa, hasta el agricultor que se ha entrampado con los bancos para llenar su tierra de placas solares…. Los políticos les decían que era un negocio seguro:  Garantía del estado (¿quien no iba a entrar en un sector que el gobierno avalaba?) un rendimiento a medio y largo plazo atractivo (Nos decían que era el futuro y que ahi “había dinero”) y -sobre todo- una contribución a un futuro mejor. Los anuncios que “promovían” ese futuro eran verdes y soleados (algún día habrá que hablar de cómo las empresas y la política se han apropiado del color verde) y nos hablaban una energía limpia y no contaminante.

Había mucha propaganda, muchas alusiones al sol que hace en nuestra tierra, como si no lo hubieramos visto. Como si fuéramos un poco tontitos.

Y ahora el gobierno, con esta reforma acaba con las primas, establece un sistema de compensaciones que de momento es -como mínimo- complicado de entender, y para darle la puntilla al sector, amenaza con sancionar a los que tengan paneles y no los declaren… con “patada en la puerta incluida”

Esta misma tarde, en el congreso, la oposición ha votado en contra de la reforma pero el pp, que tiene mayoría absoluta, la ha sacado adelante. En el grupo popular hay 8 diputados murcianos.  (En ésta foto de abajo, junto a los senadores, están todos, excepto Bolarín, que llegó después)

Han votado en contra de lo que anunciaron. Han votado junto a su partido a favor de la reforma eléctrica.

Esta tarde, sólo unos minutos después de que se produjera la votación, mi compañera paqui perez ha hablado con el diputado murciano Arsenio Pacheco. Transcribo aquí sus declaraciones:

“Quiero que sepa la sociedad murciana que hoy hemos pasado momentos duros pero seguimos luchando por murcia. Hemos pedido que se estudien todos los casos de las personas que han invertido. Hay que distinguir entre éstas personas y los grupos financieros que han invertido. Nosotros no estamos dispuestos a que aquellas personas que han invertido, que han puesto sus casas y sus propiedades como aval, se vean dejadas de la mano de dios. Por esas personas vamos a seguir luchando”.

Otra vez, eso que se llama “disciplina de voto” está a debate. Juzgad vosotros mismos.

PD: Es de justicia decir que hay dos diputados murcianos más en el congreso. El PSOE tiene dos diputados: María Gonzalez y Pedro Saura. Ambos han votado en contra de la reforma. 

Periodismo y twitter


Hoy he estado hablando con @rafadepaco sobre periodismo y twitter.  Él sostiene que el buen periodismo siempre se hará en artículos largos y extensos donde las ideas y los hechos estén bien explicadas, razonadas y descritas.  Yo también creo en ese periodismo y me gusta disfrutar de él, sin embargo, la inmediatez de las redes sociales se está imponiendo y nos exige mantener lo que tenemos (eso seguro) pero también cambiarlo. Ya no hay imprentas como la de Gutenberg, o si las hay, no serían viables para hacer periodismo.

Esta conversación me ha sugerido varias ideas que quería compartir con vosotros. Allá van:

1. Observar y contar la realidad lo podemos hacer todos. Contarla bien es cosa de profesionales. 

Internet y, sobre todo, las redes sociales nos han permitido a todos convertirnos en narradores de las cosas que vemos. A mí no me parece mal. Creo que contar lo que vemos es un instinto. Llevamos comunicando desde tiempos de las cavernas. Antes también podíamos hacerlo pero ahora el impacto de nuestros mensajes es, potencialmente, mucho mayor.  Todo el mundo (o casi) está ya en redes sociales y se erige como emisor de sus propios mensajes. Contar cosas, y que estas cosas tengan difusión, llena: a muchas personas les gusta tener éxito “dando” noticias. Sin embargo, mi opinión es que las noticias son cosa de los profesionales. El profesional es el que puede contar una noticia extraída de la calle, contextualizarla, y contrastarla con distintas fuentes (oficiales, oficiosas) a las que tiene acceso. El profesional da (casi siempre) seguridad a la historia.

2. En un tuit (o en varios) SÍ se puede contar una historia.

Quizás no una historia con todos sus matices, pero la maestría de un buen contador de historias es saber concentrar ideas, sensaciones, sentimientos en pocas palabras. Las grandes historias se pueden contar en pocas palabras y, aunque el adorno es bonito, lo importante está dicho. ¿Qué es un titular sino un tuit? Yo sé que un titular no sustituye a una noticia entera (larga, enjundiosa, plagada de detalles) pero si el titular es bueno debe tener gran carga y hacernos una buena idea de lo que vendrá después.  Además, se puede narrar un asunto en tiempo real, con varios tuits.

3. Sí se puede escribir bien en twitter. 

Que otras personas no escriban correctamente o pongan “k” en vez de “que” no quiere decir que todos lo hagamos.  Eso es así. Respetar el lenguaje debe ser una de las esencias del periodismo.

4. Tener muchos seguidores en twitter SÍ significa cosas. 

Significa primero difusión (es obvio ¿no?) y luego, en menor medida, “respaldo a lo que escribimos”. Si una persona tiene muchos seguidores lo normal es que:

a) Sus tuits lleguen a más gente.  

b) Las cosas que escribe y que cuenta son interesantes.

Ojo: no estoy uniendo número de seguidores con interés. No tiene por qué ser así (y hay casos muy evidentes en los que no lo es)  pero si salvamos a esas personas que sólo siguen a quien les sigue, a las que pagan por tener seguidores y todo ese tipo de mamonería que ha nacido con el social media, lo normal es que seguidores signifique difusión y respaldo.

5. Yo soy tuitero, no experto en twitter. 

Hace no mucho uno de esos gurús/expertos del social media en Murcia que ahora tanto abundan me recriminó en Twitter -y de muy malas maneras, por cierto- que me las diera de experto y que fuera a dar una charla sobre redes sociales.  Le respondí educadamente que yo no soy experto en twitter ni redes sociales.  Así de sencillo. Respeto a los que se han formado en nuevos campos aunque no siempre comparta sus tesis y por eso les dejo a ellos la capacidad de “enseñar” sobre este tema. Yo simplemente cuento mi experiencia como un usuario más de la herramienta,  un tuitero más que usa la red social para comunicar profesionalmente las cosas que ve y conoce, las cosas que opina y, a veces, las cosas que piensa y siente.

6. Un texto largo interesa a quien tiene tiempo y ganas de leerlo.

A mí me gusta leer, me encanta. Devoro libros, artículos periodísticos, reportajes… Sin embargo, no nos engañemos, eso no es lo normal. Lo normal es que nos informemos con pequeños mensajes buscando sólo profundidad en las cosas que nos interesan más. Twitter o otras redes pueden valer para hacernos una ligera idea de lo que pasa en cada momento y pinchar en los enlaces puede servir para profundizar. Es falso que el actual periodismo se base en micromensajes porque los buenos tuits siempre suelen estar unidos/enlazados a historias completas con detalles.  En mi opinión, la realidad es que el lector, el oyente, el espectador es el que elige informarse con micromensajes.

y 7. Yo no creo que el periodismo deba ser sólo hecho por redes sociales. 

Dicho todo lo cual, terminaré diciendo que Twitter, Facebook y otros no son el futuro de nada. Son un herramienta que existe ahora y los periodistas debemos usarla porque somos los profesionales de esto. Como existió antes el papiro, los tipos móviles, el cable, el teléfono o la máquina de escribir, después existirán otras y tendremos que usarlas también. Lo que no vale es el inmovilismo.

No pretendo sentar cátedra. No es mi estilo. Sólo espero vuestras opiniones. Serán, seguro, enriquecedoras.