Quiero ser siempre una promesa


Un niño. Toda la vida por delante. El último día antes de las vacaciones. El viernes por la tarde todas las semanas. Una división justo antes de que se acaben los decimales. Saber que casi la has terminado y escribir el último número con gusto. Como si fueras un monje calígrafo. Los metros finales de un viaje de 9 años a Plutón. Lo recorrido ya no importa, sólo que has llegado. La tripa de una embarazada. El perro mirándote en el maletero antes de una excursión. Los pasos que te conducen a la cumbre de una montaña. Ver el pico de cerca. Un folio en blanco y una idea. Todo promesas de algo bueno. Todas por cumplir. 

Las cosas buenas cuando están a punto de llegar.  O cuando falta para que lleguen pero no tienes dudas de que llegarán. 

Todo eso es lo que nos mueve a seguir. 

Un comentario en “Quiero ser siempre una promesa

  1. Los últimos meses del doctorado… esa ‘vidilla’ nos mantiene vivos, no puede decaer nunca!! Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s