Un machete


Nunca he matado a nadie. Bueno si. En los videojuegos he matado a miles de seres: personas, alienígenas, monstruos, zombies. Empecé con los space invaders. 

 

No había sangre por ningún sitio pero si explosiones y aquel bip-bip-bip que te ponía frenético. Para evitar una invasión espacial tenías que ser cruel con esos marcianitos que venían desfilando desde lo alto. Tenías que destruir mobiliario urbano y, por qué no decirlo, gozabas. Gozabas cada vez que acababas con una de las filas. 

Después vinieron muchos otros juegos…

  

Y muchos más…  

 Ahora estoy jugando al “Destiny”. Los malos te acosan, te persiguen, te llevan al límite, te superan en número, te hacen vaciar cargador tras cargador. 

He disfrutado acabando con mis enemigos. He disfrutado mucho. Pero no soy ningún sádico. Nunca cogería un arma de verdad. La diferencia es que sé diferenciar entre la realidad y la ficción. 

Si un niño de trece años -con posibles problemas mentales previos- entra en un colegio y mata a una persona hagamos un debate serio. No llenemos los periódicos de absurdas teorías. 

No convirtamos a millones de gamers -personas normales y corrientes- en asesinos en potencia. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s