10 cosas de Gafes


Me pide @superveraman que hable de los gafes en la historia. Creo que se refiere a gente como su ídolo Steve Urkel y su popular “¿¿¿He sido yo???”

La verdad es que este tío era un fenómeno. Cuánto nos hemos reído con él.

BOLA EXTRA: El actor de Urkel NO MURIÓ, como muchas veces se ha dicho… 

BOLA EXTRA DOS: Me ha recordado al “Yo no he sido” de Bart, uno de los mejores capítulos de Los Simpsons. 

 

En fin, que no se por qué me pide Vera que hable de los gafes. Como muchas veces, no sé por qué, pero eso es lo que pide el chiquillo. Desde su asiento me grita:

-¡¡¡Eso tiene un post Javier Ruiz!!!

Es la expresión que se ha popularizado entre algunos de mis amigos desde que tengo este blog de curiosidades. Y yo, con esta cara.

Y claro: la curiosidad me nace sólo con que me la rieguen un poquito. Es como una mata de romero. Vamos allá.

1. ¿Por qué se dice gafe?

La palabra puede provenir del vocablo “gafo”. Es un término cuyo origen es bastante desconocido y que podría ser latino o árabe. Sin embargo, ningún experto ha conseguido explicar claramente su etimología claramente. Hay quien aporta que pueda ser una deformación de garfium, garra.

Algo que, como enseguida vais a ver, tiene sentido.

También hay quien alude que nace de una expresión árabe que significa ” encogido”.

BOLA EXTRA CINÉFILA: Sé que no tiene nada que ver pero al escribir la palabra encogido he pensado en la peli “Cariño he encogido a los niños” y me he acordado de esta foto -alucinante- del rodaje. Es de la famosa escena de la mosca. Antes el cine era otra cosa.  

Sigamos, que sino me lío a hablar de cine y no paramos.

El caso es que la palabra “gafo” se usaba para referirse a los enfermos de “gafedad”. Eran -literalmente- personas que tenían “las manos y los pies como garras”. Seguro que con esa descripción ya lo habéis adivinado. Es un síntoma propio de una enfermedad que sí conocéis: la lepra.

BOLA EXTRA: En Colombia y en algunos otros países de centro-Sudamérica también se llama  “gafo” a una caballo o vaca que tiene las pezuñas estropeadas por haber andado sin herraduras.

Éste es el llamado bacilo de Hansen (su descubridor) causante de la lepra.

Así que, cuando llamáis a alguien gafe, le estáis llamando “leproso”. Los leprosos, durante milenios fueron apestados sociales con los que nadie quería juntarse. Imagino que, desgraciadamente, también se les consideraba portadores de mala suerte. Y esa es la razón del uso del término.

 WIKI: La lepra o enfermedad de Hansen afecta a la humanidad desde hace al menos 4.000 años. En 2009, en una excavación arqueológica llamada Balathal (Rayastán, al noroeste de India), se encontraron los restos de un leproso. Era un varón adulto de unos 30 años de edad con muestras de haber padecido esta enfermedad y no haber recibido ningún tipo de tratamiento para curarla. Es más, los restos estaban enterrados separados del resto y bajo ceniza de estiércol de vaca dentro de un recinto de piedra de paredes gruesas 

BOLA EXTRA CINÉFILA: En “Diarios de Motocicleta”, una de mis cien pelis favoritas (ya haré un día la lista) te hablan muy claro de cómo es y cómo debe ser el tratamiento de las personas que viven con esta enfermedad. Aunque éste no es el tema central de la peli, no os perdáis esta sensacional historia.

Sigamos con otras cosas.

 

2. Marinos y gafes

Cuando Vera me preguntó por los gafes y me sugirió el post le conté que había una escena muy buena en una peli que definía muy bien el trato a los gafes en los barcos antiguos. La peli es “Master and Comander”. La he vuelto a ver por enésima vez para hacer el post. Me chifla. ¿La habéis visto? Recomendadísima.

(ALERTA SPOILER) En esa peli hay una escena en la que te cuentan una pequeña historia secundaria. Es la del joven guardiamarina Hollom. El de la derecha.

Se equivoca en sus guardias, el viento se corta cuando él está en cubierta, falla en sus órdenes y, encima, el barco enemigo siempre aparece cuando él está al mando. Los demás marineros le dan de lado diciéndole que es gafe. Jonás, le llaman, usando este nombre como un insulto.

El pobre chico coge una bala de cañón y se tira al mar con ella para morir. Pobrecillo.

 

3. ¿Y por qué Jonás era gafe?

Ésta es muy fácil. Cualquiera que haya leído la Biblia lo sabrá.  Jonás es uno de los personajes del Antiguo Testamento.

En una de las historias que en este libro se cuentan, Jehová pide a Jonás que sea “embajador de su fe” en la ciudad de Nínive. Se trataba de una inmensa ciudad -capital de los Asirios- que sería, más o menos, así.

Jehová le pide a Jonás que se enfrente a los vecinos de la ciudad, en lo que se llama “el juicio de Ninive”. Pero nuestro personaje no tiene ganas de cumplir su misión -le salió rebelde al mismísimo Dios- y huye en barco hacia otra ciudad (La ciudad era “Tarsis”, un lugar que posiblemente estuviera en España, pero esa es otra historia y YA LA CONTARÉ)

En su huida -en barco- se produjo un gran temporal que amenazaba con hundir la nave. Sin embargo, Jonás se duerme en la bodega del barco mientras sus compadres las pasan canutas arriba. Y claro, es el mismísimo Dios el que manda los vientos. Al final se salvan, pero pasan un mal rato.

Se salvan pero Dios no es tonto. Ve que los marineros hacen una especie de timba con la que quieren determinar “por culpa de quién” se ha originado la tormenta. Y el vengativo Yahveh truca los dados para que “la suerte” caiga sobre Jonás que se ve obligado a contar la sanjuanada que había hecho.

Lo tiraron por la borda sus propios compañeros (luego viene lo de la ballena, pero eso seguro que ya lo sabéis)

4. La cosa tribal

Al mencionarme Vera los gafes me he acordado también de Malinowski. Anda que no me he reído yo de Malinowski en la carrera. Con ese nombre… como no me iba a reír. Es ese señor blanco (en todos los sentidos) de esta foto tomado en las islas Tobriand (en la actual Papúa Nueva Guinea)

No, él no era gafe. Sí uno de los mejores antropólogos de la historia.

En sus investigaciones de “observación participante” (por eso es famoso) descubrió que en las tribus seguían manteniendo la costumbre de “culpar a ciertos individuos de acontecimientos y desgracias grupales funestas”. Les echaban la culpa de todo: sequías, enfermedades o falta de alimento, sobre todo.

En lo que se llama “situaciones internas de estrés grupal”,dice Malinowski, “el grupo tiende a culpar a tribus vecinas”. Sin embargo, lo habitual es echarle la culpa a uno de los suyos al que se identifica como gafe. Esta persona se ve abocada a una muerte social. Muchos “llegan a sacrificarse voluntariamente para salvar a la tribu, en casos extremos llegando a suicidarse en presencia de todos, por ejemplo precipitándose por acantilados o desde la copa de un árbol”.

5. Los albinos negros: gafes y repudiados

Esta historia me lleva a acordarme de la tremenda historia de los albinos negros.

En este texto de Mercedes Ramos en ABC podéis leer su historia:

La situación de los africanos con albinismo en el continente «negro» es estremecedora. Los despectivamente llamados «fantasmas negros de piel blanca» son considerados poseedores de la mala suerte o brujos por justo lo contrario. En Senegal no sufren la persecusión física extrema como en Tanzania, pero sí violencia continua y discriminación dentro y fuera de su hogar.

Los llaman “pune” y son los gafes maltratados de Africa, un continente donde todavía hay personas que creen en el vudú y la brujería. En este documental de 25 minutos lo explican todo muy bien.

 

6. Futbolistas/entrenadores gafes

Hay una larguísima lista de balompédicos gafes… casi tantos como aficiones o clubes. Es curioso como el mundo del deporte, tan unido a las tradiciones, genera -en España y fuera- tantos “gafes”.  Voy a destacar algunos:

En el capítulo de entrenadores, tres muy destacados a los que se considera “gafes de descenso”:

  • Fernando Vázquez: Ha participado en los descensos de siete equipos distintos: Que se lo digan a los del Compostela, Betis, Las Palmas, Rayo Vallecano, Real Valladolid, Celta de Vigo o el Deportivo de la Coruña.
  • Lotina: Cinco descensos con el Logroñés, Celta de Vigo, Real Sociedad, Deportivo de la Coruña y Villarreal.
  • Clemente: Aparte de ser un malasombra, lleva cuatro con el Sporting, Tenerife, Real Valladolid y Real Murcia.

BOLA EXTRA: Personaje inolvidable el Clemente de los guiñoles. Ya no se sabía quién era el guiñol y quién el de verdad.

En el de futbolistas, uno muy curioso:

El gran Michael Ballack llevó mucho tiempo el numero 13 a la espalda y claro… se veía venir. En 2008 perdió las tres finales que jugó con el Chelsea y con Alemania en la Eurocopa.Además, se perdió por lesión la final del Mundial de Corea y Japón. Ya le había pasado varias veces antes: por ejemplo, leo que con el Bayer Leverkusen perdió el mismo año las finales de Champions y Copa.

Pero por supuesto… la historia de gafe futbolístico más famosa no tiene que ver estrictamente con fútbol. Os hablo de “la maldición de Ramsey”

Sí sí, de Ramsey, no de Ramses.

Hay gente que dice que esto es una soberana chorrada y otros que creen que tiene su cierta gracia. El resto cree que es TOTALMENTE VERDAD. Así con letras muy grandes como se hacen las cadenas de Facebook. Este señor es el futbolista galés Aaron Ramsey.

Durante varios años, cada vez que el el futbolista marcaba un gol, algún famoso fallecía. Como lo oís.

  • Pasó  el 1 de mayo de 2011 cuando Ramsey “provocó” con su gol la muerte de Osama Bin Laden. Que sí, que otros muchos goles se marcaron ese día -seguro- pero la historia empezó con este.
  • El 2 de octubre de 2011 Ramsey la clavó por la escuadra -es un decir- contra el Tottenham Hotspurs: tres días después murió Steve Jobs. Está cogidito por los pelos pero bueno.
  • Dos semanas marcó contra el Olympique de Marsella.-Al día siguiente cascó Gadafi.
  • El 11 de febrero de 2012, tras su gol contra el Sunderland murió Whitney Houston.
  • Luego ha pasado una sequía gafe que, dicen los expertos (sic) se ha reactivado con la muerte de Robin Williams. Fue “apenas un par de días después de su tanto ante el United en la Community Shield”.

¿Chorrada? Quizás, pero de estas cosas también se alimenta el fútbol.

 

 7. Vélez y sus abogados

El pobre José Vélez habla en esta entrevista de Onda cero de su SanBenito histórico.  Mucha gente en el mundillo le considera gafe y hace un par de años Arturo Valls le imitó en el programa de Antena 3 “Tu cara me suena” explotando la hilaridad de este asunto.

La verdad es que el parecido es A-S-O-M-B-R-O-S-O

Después de esta imitación dijo que estaba estudiando junto a sus abogados la posibilidad de denunciar al programa “por descalificarle como gafe”. Los jueces españoles no ganan para sustos, la verdad.

Yo no quiero que Vélez me denuncie, la verdad. Así que solo incluiré la entrevista de Velez en Onda cero. Dijo: “sufro mucho con esta situación”. En “Teldeactualidad” he leído esta crónica:

El cantante grancanario José Vélez se convirtió en la noche del lunes en objeto de burla en el programa ‘Tu cara me suena’, uno de los espacios más seguidos de la cadena privada. Arturo Valls fue el encargado de imitarlo, replicando la actuación del teldense en Eurovisión.

Por si todavía no sabéis de qué va el asunto, esa es la clave de su “fama”.

Según la crónica de “teldeactualidad”:

“Durante el programa se bromeó con que  el teldense internacional era gafe, hasta el punto de que en varias ocasiones se hizo alusión a “Pepe Gafe”. De hecho, en la actuación de Valls se produjo un fallo de sonido -claramente intencionado- y la integrante de la pareja de baile que animaba el número se cayó -igualmente a posta”

Lo dicho. Por favor, Don José Vélez, no me denuncie que yo no he dicho nada.

 

8. Gastón o Sacarino… los gafes

Estos dos si que eran gafes de verdad. En realidad, si lo pensáis son un solo personaje. No quiero ser yo el que acuse de “plagio” a uno de los genios del cómic español pero “El botones” Sacarino de Ibañez era (casi casi) un plagio del francés Gastón legaffe de Franquin. (Este no es un post para eso pero como tenía que hablar de “gafes” los incluyo a los dos y juzgad vosotros mismos)

A ver: este era Gastón.

  • Aprendiz de oficinista
  • Evita realizar cualquier trabajo.
  • Le gusta echar la siesta
  • habilidad para provocar todo tipo de desastres
  • Frase FAV: “Pero que diablos …!”
  • Tiene siempre a su lado una enorme pila de cartas sin responder
  • Tropieza con todo.

Y este Sacarino:

  • Botones en un periódico que se llama “El aullido vespertino”
  •  ingenuo y, sobre todo, torpe
  • Siempre intenta escaquearse del trabajo para dormir, jugar o traer algún bicho a la
  • Siempre acaba liándosela a su jefe: el “dire”.

Lo único que hizo Ibañez (del que se dice que copió lineas argumentales y viñetas tal cual de la edición francesa) fue cambiarle uno poco de aspecto. Y digo un poco porque, en realidad, porque su atuendo también era una copia de… Spirou.

 

9. Moliere y el amarillo.

El mundo del teatro también está lleno de supersticiones acerca del gafe.  La más alucinante y poco demostrada es la de Moliere. ¿Sabéis la historia?

En febrero de 1673 Moliére estrenó una de sus historias más conocidas: “El enfermo imaginario”, la historia de un loco obsesionado por las enfermedades y los médicos que le rodeaban. Según cuenta la historia que el tiempo ha modelado y difundido “Pocos días después del estreno, en plena representación, el dramaturgo se sintió indispuesto y murió unas horas más tarde en su domicilio. En la representación, Moliére vestía ropas de color amarillo”.

Es una historia poco creíble pero bonita. Como casi todas las de los gafes y las supersticiones. De hecho, es verdad que su última obra es “El enfermo imaginario” y también es cierto que sufrió “un ataque en el curso de la cuarta representación”. También se ha podido confirmar que “murió en su domicilio”. Sin embargo, ningún estudioso serio (es decir, no los que van a lo de Iker Jimenez) ha podido certificar que llevara ropas de color amarillo.

Y por supuesto que esa fuera la causa de la muerte.

 

10. Y la última: “Gafes” soldados

En concreto me refiero a los GAFES mexicanos.

El “Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales” (GAFE, para los amigos) ya no se llama así desde 2004, pero creo que está bien incluirlo en esta lista por aquello de la curiosidad. Ahora son sólo Fuerzas especiales, algo así como los marines mexicanos. Son estos amables señores especializados -sobre todo- en la guerra contra el narco.

Espero vuestros coments!!!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s