Gracias PAH


“Si me muero, que me muera 
con la cabeza muy alta. 
Muerto y veinte veces muerto, 
la boca contra la grama, 
tendré apretados los dientes 
y decidida la barba”. 

Fragmento de “Vientos del pueblo me llevan” de Miguel Hernández

Cortando la calle en pleno Javalí Nuevo (Murcia) y yo con el micro grabando recursos.

Hoy, una vez más, he estado junto a la gente de la PAH Murcia, con el micro de la SER, en un intento de desahucio. Si os apetece, aquí teneis una de mis crónicas desde la vivienda, la que se ha emitido en Hora14 Murcia.

http://www.ivoox.com/pah-otra-vez_md_3094231_1.mp3″ Ir a descargar

De ellos, de la gente de la PAH, se ha dicho todo ya: algunos dicen que son la ETA, otros que su trabajo saldrá en los libros de historia.  Yo no seré tan excesivo. Con este post, simplemente, quiero darles las gracias.

Me quedo con que son personas que dejan lo que están haciendo para ayudar a otros. Y eso, en este mundo, es mucho. Mucho.

Cuando todo esto empezó (la crisis, los desahucios…) muchos de ellos ya advertían públicamente las desvergüenzas de este sistema: la usura, el desgobierno de los bancos, el hiperdesarrollismo, el “ya que pides 100.000 pide 50.000 más que no pasa nada”. No se equivocaban. Todas aquellas advertencias se han quedado cortas para lo que al final pasó.

Y al final, los que recibieron cartas de desahucio en sus casas son gente como Antonio y Loli.

La orden de desahucio encima de la mesa del comedor de tu casa, y la foto de tu hijo mirándote. ¿Te lo imaginas? Esta foto es de hoy mismo en casa de Loli.

Hoy mucha gente está pagando por aquellas cosas que -como sociedad- dejamos que se hicieran en los años de bonanza. Lo que pasa es que sólo lo están pagando los más débiles.

La comisión judicial se ha encontrado a un centenar de vecinos en la casa a cuyos propietarios iban a desahuciar

Esto que digo no es demagogia. Es la verdad. A Loli y a Antonio un “prestamista” les dejó 15.000 euros. No me preguntéis cómo-los tejemanejes de este señor que está imputado por estafa son largos de explicar- pero, poco a poco, la “deuda” con este hombre ha alcanzado los 180.000 euros y ha destrozado una familia entera. No sólo a ellos, sino también a los padres de Antonio.

Es difícil explicar por qué a una familia con tres hijos y con todos sus miembros en el paro se la intenta desahuciar en seis ocasiones y, por ejemplo,  a los equipos de fútbol se les “perdonan” deudas millonarias con Hacienda. ¿De verdad estamos pagando todos por igual la crisis? Yo creo que no.

En el mundo empresarial hay un dicho que trato ahora de reproducir a mi manera: si eres pobre y tienes una deuda con el banco, te tiene cogido por los huevos. Si eres rico y tienes una deuda con el banco, es al revés.

¿Lo entendéis verdad? Es más facil reclamarle el dinero a Antonio y Loli que a Polaris o a Trampolin.

Los policías nacionales comunicando a sus superiores que era imposible entrar en la casa y practicar el desahucio. A la izquierda la comisión judicial y, según parece, el “propietario” de la vivienda.

Hay algo que siempre me ha sorprendido. Es esa gente que, desde la tranquilidad de sus casas y sus trabajos, ve a los de la PAH o a los desahuciados y critican este tipo de  resistencia pacífica (no hablo de los escraches violentos, ese es otro tema). Me preguntan -a veces por twitter, otras en la calle- cuando cuento estos casos que qué hay de injusto en desahuciar a una persona que no paga si todos los demás pagamos. Me preguntan por qué hay que proteger a estas personas que no supieron hacer las cosas bien o que vivieron por encima de sus posibilidades.

Y yo me pregunto: ¿qué harían esas personas si un día les quitaran su propia casa? ¿Se harían todas esas preguntas? ¿O lucharían hasta la última gota de sangre por sus cuatro paredes?

Se forma un escudo humano y se colocan los policías. Dos formas de defender algo, distintas, muy distintas.

Este post está dedicado a esas personas pero también a los que podrían echar una mano porque están de acuerdo con lo que hace la plataforma y no la echan. Por conformismo, por pasotismo, por desesperanza, por lo que sea. Quizás si el activismo social fuera mayor, si hubiera más personas como la gente de la PAH, no estaríamos en la situación que estamos.

Hoy me ha dicho el antropólogo Manuel Delgado, que está en Murcia dando una conferencia mientras escribo este post, que “el poder teme las ágoras. Es agorafóbico. No le gusta lo que ve en la calle y teme salir”. Quizás seamos nosotros los que tenemos que ocupar este espacio.

El profesor Alzamora. Para mí, un ejemplo a seguir.

Yo no tengo la receta para salir de la crisis, pero sí era de los que, antes de que esto pasara, le explicaba a personas que conozco que no podía ser que un carpintero tuviese un BMW y una casa de tres plantas. No digo que no se la hubiese ganado. No es eso. TODO el mundo tiene derecho a tener dinero y propiedades. Estaría bueno. Lo que sí digo que si millones de personas no se hubieran visto abocadas -por medio del engaño del crecimiento infinito que preconizaban muchos- al gigante de pies de barro de la construcción no estaríamos como estamos ahora.

Como en cada intento, el momento en el que se comunica que no sigue adelante es muy emocionante. Me gusta, en ese momento, parar y mirar las caras de la gente.

Que sí, que seguramente hubo más factores que ese. Pero ese es muy importante: quien no quiera ver eso no entiende lo que ha pasado en este país en los últimos 15 años.

Yo hoy me quedo con la cara de los dueños de la casa. Es la cara de la resistencia y la dignidad frente a la marea de la vida. Me ha gustado ver como estas personas agradecían a la gente de la PAH su labor cuando se acercaban a darles ánimo o a hacerles una caricia de amistad. Me ha gustado saber, un día más y ya son muchos, que todavía queda gente a la que la crisis no ha hecho perder sus valores, su humanidad.

Gracias a todos por vuestro trabajo. Para mí, que mañana, quién sabe, puedo ser desahuciado con mi mujer y mi hija, lo que estáis haciendo es muy importante.

 

 

2 comentarios en “Gracias PAH

  1. aunque sea desde lejos, un abrazo para toda esa gente valiente. de ellos, nadie podrá decir “no llores como mujer lo que no supiste defender como hombre”

  2. Pingback: Diario de Marko Ramius | Blog de vacaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s