Lucha a muerte contra el Grooming


“No conservo imágenes claras de los abusos sexuales que padecimos. Las he enterrado en lo más profundo de mí. Lo que más recuerdo de aquella gélida noche de octubre. Sé que era mi decimocuarto cumpleaños… y el final de mi infancia.” 

Fragmento de “Sleepers“, un peliculón.

Hoy la Guardia Civil ha informado de dos detenciones: una en Madrid y otra en San Pedro del Pinatar (Murcia). Ambos son dos (presuntamente) delincuentes muy parecidos. Dos delincuentes sexuales, dos roba-infancias. Gente por la que siento el más absoluto de los desprecios.

Uno es un  joven de la provincia de Madrid acusado de “conseguir imágenes desnudas de una menor de 12 años”. El segundo es un hombre residente en Murcia de 50 años que, a través de la red, acosó a más de 500 menores. Ambos usaban las redes sociales.

En el primer caso,  la madre de la menor le contó los hechos a la Guardia Civil tras asistir a una charla que dieron en Barbate (bravo por esos agentes que dan charlas, aquí vemos que sirven de algo).  Tras la charla, la madre esperó a uno de los agentes y le contó que había encontrado en el teléfono móvil de su hija unas imágenes y vídeos de contenido sexual. Al poco tiempo los agentes han localizado al que “a todas luces se desvelaba como un acosador que empezaba a dar sus primeros pasos”. Asistieron al nacimiento de un delincuente sexual. Le detuvieron cuando se había introducido en un grupo que jóvenes de entre 12 y 13 años en una red social.

En el segundo caso, en Murcia, el detenido se creó varios perfiles falsos en una red social. En ellos se hacía pasar por un joven de 17 años que chateaba animosamente con otros chicos y les pedía fotos en actitud sexual. Cuando hacía amistad, la cosa iba a mayores y se intercambiaba con ellos vídeos y fotos (en ellas usaba la imagen de otros jóvenes, lógicamente). Cuando pasaba un tiempo quedaba con ellos y en la mayoría de los casos, ante la sorpresa de los chavales tras comprobar su verdadera edad y aspecto, les hacía dos proposiciones: una, dinero a cambio de sexo (le han imputado prostitución de menores) o dos, chantaje: si no me sigues enviando fotos difundo las que ya tengo en tu municipio. ¿Se puede ser más desalmado?

Por fortuna, la denuncia, ante la Guardia Civil de Alicante, de uno de los menores ha acabado con sus tropelías.

Ante estos dos casos he pensado que era una buena idea recopilar algunos consejos sobre el fenómeno del grooming o acoso sexual a menores en la red. Me ha ayudado para este post la gran@zanguanga (muy crack siempre) que me ha presentado a @mmadrigal @CondeBond  @ciberlawyer @nor7992 (gente grande) a través de los cuales he descubierto las iniciativas  @PantallasAmigas e @INTECO y la web Sexting.

Mientras escribo este post, llevo más de dos horas leyendo información interesantísima en sus TL y en las webs.

https://twitter.com/mmadrigal/status/436228625483182080

Me reconforta saber que esto es una guerra contra la pederastia y el acoso a menores en la red y que hay mucha BUENA GENTE en el lado bueno, luchando contra los demonios.

Echadle un vistazo a las webs y materiales que recomiendan todos ellos. Yo en este post sólo quería recomendar algunas cosas para que se las enseñéis a vuestros hijos o para vosotros si sois adolescentes y habéis acabado en este blog. Os aclaro de paso algunos conceptos de nuevo cuño como el sexting o el grooming.

Sexting

Os incluyo este término porque el sexting es la práctica de hacerse fotos/vídeos , enviarlos y difundirlos. Y de como luego perdemos el control sobre ellos. Afecta a niños y a mayores y es una parte del fenómeno del grooming que explico más abajo.

La serie de vídeos sobre el sexting que hacen en la web sexting.es están muy bien. Son muy ilustrativos.  En el primero (los demás los podéis ver en la web) nos explican que “si te sacas una fotografía erótica y se la envías a alguien mediante un móvil o Internet, pierdes inmediatamente el control sobre dónde podrá acabar algún día”. Este tema es IM-POR-TAN-TÍ-SI-MO. ¿Quién no ha hecho alguna vez una foto en actitud sexual? Recuerdo el caso de unas fotos que, una persona que conozco, encontró en una carpeta compartida del ordenador de su empresa años después de habérselas sacado. ¿Cómo llegaron allí? Difícil saberlo, pero mirad el vídeo de Sexting.

Los consejos para evitar estas movidas con fotos sexuales en la red son: NO hacerlas, NO dejarse hacerlas, NO pedirlas y NO colaborar en su expansión.

Grooming

 El grooming  son las prácticas online de ciertos adultos para ganarse la confianza de un menor fingiendo empatía para conseguir de ellos contenidos sexuales, como mínimo. 

A través de la web de Pantallas amigas he llegado a este decálogo sobre el grooming  y he encontrado los consejos de Jorge Fernández, director de la web. Me han llamado la atención algunas cosas muy interesantes:

  • Nos explica  claramente la noción del “elemento de fuerza”, es decir, las imágenes comprometedoras.
  • Nos dice que “si se evita que el depredador/acosador obtenga el elemento de fuerza con el que iniciar el chantaje, el acoso es inviable”.
  • Sus recomendaciones son, entre otras, no dar nunca imágenes o informaciones comprometedoras pero -OJO- tampoco colocarlas “al alcance de los demás” (ya sea mediante su colocación en zonas públicas de la red o porque no tengamos suficiente seguridad en nuestro ordenador)

Después he leído todo lo que hay que hacer una vez que el problema ya nos ha pasado. Dice Jorge Fernández que “cuando se comienzan a recibir amenazas e intimidaciones es importante no ceder al chantaje en ningún caso” y -sobre todo- “pedir ayuda“. Esto es muy importante. En los dos casos que dan origen a este post (el de Madrid y el de Murcia) la intervención de padres y policías ha sido clave para detener a los maleantes y levantar la presión sobre los menores. En fin, echadle un vistazo a toda la documentación que os estoy enlazando.

Cómo proteger a tu hijo/a o a ti mismo

De toda la documentación que he leído esta noche,  saco en muchas cosas sobre esto. Cuando he tenido que hablar, como educador, con adolescentes, me ha gustado usar el método de las preguntas. Seguramente es una deformación profesional. ¡Cómo me gusta hacer preguntas para que sea el que las responde el que llega a conclusiones! Hoy, yo me hago todas estas, que podéis haceros a vosotros mismos o a vuestros hijos.

  • Cuando pienses/piense que estás/está viviendo una aventura: ¿sabes de verdad con quien estás hablando en ese chat? ¿Merecen la pena esas fotos sin verificar que la persona que te las manda? ¿Importa cual es el cuerpo que se esconde tras ellas? ¿o importa la persona que te ha ocultado su verdadera identidad?
  • Revisa frecuentemente a quien tienes “de amigo”: ¿De verdad toda esa gente es amiga tuya?
  • Échale un vistazo a los programas de malware que puedas tener en tu ordenador.  ¿Te espían cuando tecleas o cuando te conectas al Fb? ¿Son tus claves seguras? ¿Han podido estar expuestas en algún momento?
  • ¿De verdad es necesario llevar esas fotos en el móvil o dejarlas en el ordenador del trabajo?  ¿Para qué las quieres? ¿Por qué las enseñas? ¿Por qué crees que están seguras en tu pequeño habitáculo? Hoy en día, niños y mayores sabemos cómo va esto de internet y si no alguien no lo sabe se lo digo yo: Nuestra privacidad no esta garantizada, incluso en ámbitos (nuestra propia casa) donde creemos que sí. Hasta por la webcam supuestamente apagada te pueden estar mirando.
  • ¿Hay alguien que te molesta o te dice cosas desagradables en un juego online? ¿Aquel Elfo que se te acercó en el WOW (sic) te ha mandado mensajes amenazantes?  ¿Te sigue gente en twitter que no te gusta lo que te dice? ¿Alguien te ha hecho alguna proposición que te ha hecho sentir violento/a? Bloquealos, cambia de perfil, hay muchas opciones.
  • Los acosadores sexuales en la red suelen volver sobre su presa. ¿Para qué les das una segunda oportunidad?

En definitiva:

  • Si fueras por la calle y alguien te dijera “Enséñame las tetas” ¿se las enseñarías?

4 comentarios en “Lucha a muerte contra el Grooming

  1. Tu lo has dicho. Son ladrones de infancias. Buen post, acabemos con ellos!

  2. Lo más terrible de estas situaciones es la sensación de vergüenza que invade al niño o, incluso, a sus padres. Es dificil luchar contra esa sensación de que te han engañado. En las estafas, por ejemplo, mucha gente se niega a contarle, ni siquiera a sus familiares, lo que le ha pasado. En los casos de abuso sexual, que empezó como algo consentido, pasa muy parecido.

  3. a la cárcel con ellos!!!!!!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s