Mi tío Jorge


Hoy hace un año que murió mi tío Jorge.

1

El destino es cachondo. MUY cachondo, como Jorge. Hoy -precisamente hoy-he tenido dos conversaciones con dos personas muy diferentes. La primera me conoce y aprecia mucho, la segunda me conocía, pero hace tiempo que no nos tomamos una buena cerveza y hablamos de nuestras cosas.

El segundo me ha dicho que, a veces, por mi actitud respecto a algunas cosas,sobre todo cuando escribo, “parezco amargado y resentido”.

Me ha dolido que me lo dijera, sinceramente. Sin embargo,imagino que entiendo lo que quiere decir. Yo no me veo a mí mismo desde fuera, en algunas ocasiones.

El primero, el que más me conoce, me ha visto jodido con este asunto y me ha dicho que “demuestro la ilusión del que, viviendo maltratado por numerosas circunstancias, sigue adelante porque lo que hace le llena de verdad”.

Quizás los dos tienen parte de razón. Ambos estados me definen de alguna manera. Eso sí, según quién me esté mirando y lo que me conozca.

Lo curioso es cómo esas reflexiones me han llevado a pensar en el bueno de mi tío Jorge. Quizás el también era así. Según quien le mirara, podía atisbar en él una y otra actitud.

Quizás no era la mejor persona que conozco. Quizás no era un dechado de virtudes, pero vivió entre-como-quiso-y-como-pudo. Y eso es ya bastante.

Tengo la sensación de que me parecía a él. Por eso, y porque le quería como a un padre, su muerte me dolió como la mía propia.

Se abría la camisa para que se le viera la panza. La comodidad primaba sobre el aspecto. Comía en exceso. Gritaba a los cuatro vientos sus bromas. Incluso en los restaurantes caros para sonrojo de muchos. Le daba sonoras palmadas en el culo a las chicas. Hablaba de política llevando todo al extremo. En Francia era el español y aquí el francés. No era de ningún sitio. Si acaso, del amanecer de Cabo de Palos. A mi hermana la llamaba “alemana” -a voz en grito- porque es rubia.  Y se quedaba fuera de la iglesia en las bodas.

Cuando era pequeño, cuentan sus hermanos, tiró un cerdo a través de la cristalera de la oficina donde trabajaba mi abuelo. Y era un ligón. Ese detalle me encanta saberlo.

No le recuerdo muriéndose. Le recuerdo feliz con la familia a la que quería y gritaba casi a la misma vez. Llegaba un día, daba igual lo que estuvieras haciendo, te sacaba de casa y a la aventura. Era un terrorista festivo. Un secuestrador que pedía como rescate todas las tristezas.  Un dandy gordo y de sonrisa pícara. Del que ha tenido y ha disfrutado.

A menudo, repetía una rima sin gracia que nos hacía reír a mis primos y a mí:

“No hay parto sin dolor, ni hortera sin transistor, por las calles de Benidorm”.

Tenía el talento del héroe caído. Le queríamos mucho. Le queremos muchos.

Toñi Moreno me da vergüenza ajena


Todavía estoy tratando de entender la mezcla de sensaciones desagradables -que no consigo describir- que me produce su programa.

Su condescendencia me produce rabia. Su supuesto don de gentes me crispa. Su falsa cercanía con los “pobres de España” me genera un ardor cerebral que no consigo apagar en horas. Me recuerda a esas imágenes de príncipes y reyes saludando al pueblo junto a un coro de palmeros resaltando su “campechanía”. Qué país.

Al final, después de pensarlo mucho, he llegado a la conclusión de que su carrusel de invitados -a cada cual más pobre y desgraciado- pretende ser una especie de circo de Maris Bárbolas.

Circo de feos

Sí, he dicho Maris Bárbolas. No me estoy volviendo loco ni estoy ciego de rabia. Me refiero a esta mujer: Mari Bárbola. Dejadme que os explique la metáfora porque seguro que os suena el nombre y estáis entendiendo el paralelismo.  Me refiero a ella.

Quizás si la veis en su conjunto la recordéis mejor: era la chica enana que aparece en el cuadro “Las meninas” como parte del servicio de palacio.

Se llamaba María Bárbara Asquín y era una enana de la corte real de los Austrias. En los siglos XVI y XVII, estas cortes reales -ocurría en toda Europa- no estaban completas si no incluían a personas como ellas. Eran seres humanos que venían de distintos puntos del reino para, con su sola presencia alocada y grotesca, entretener a monarcas y cortesanos. Eran deformes, enanos, locos, negros, amputados, cíclopes, mujeres barbudas y un largo etcétera de personas que habían tenido la desgracia de nacer o vivir así.
Su función en palacio era muy sencilla: la risa y las burlas hacia ellos “divertían” a los cortesanos y a sus jefazos, los reyes.
Sin embargo, mi comparación de antes tiene que ver con otra cosa:  Estas personas  cumplían además una función muy importante: hacían que -y son palabras de la época- “se divisara mejor la hermosura y proporción de lo que es cabal”.  O sea, que su fealdad, su deformidad, la triste vida a la que han sido condenados les hacía sentir a los demás mucho mejor. 
“Entre todos” de TVE1 intenta algo parecido. Su tesis es:
  • Todo está fatal.
  • La crisis es enorme.
  • PERO: no penséis que una política y una sociedad diferente podría cambiar las cosas… NO.
  • Hagamos algo mucho más cómodo.
  • Os enseñaremos a los que lo están pasando peor que vosotros.
  • Vosotros los veis.
  • Veis lo feos y tristes que están.
  • Comprobáis que vosotros TODAVÍA no estáis tan mal.
  • Os enternecéis.
  • Les ayudáis con una pequeñita limosna, si acaso.
  • Y así ENTRE TODOS, nos sentimos un poquito mejor.

Lo dicho: Un circo de Maris Bárbolas.

Ella

Toñi Moreno es la cara del programa “Entre todos” de TVE1. Imagino que le tengo el mismo asquete a los creadores del programa, a los que no tengo el gusto en conocer, pero como no los veo, no puedo meterme con ellos aunque seguro que tampoco son moco de pavo. De hecho, aunque ella es la autora material de la burla, los que están detrás son igual de autores intelectuales de esta caridad mal entendida.

Imagino que ya habéis visto el famoso vídeo. Alberto, un estudiante de Trabajo Social de Cuenca, llamó al programa. Son poquitos minutos, pero os recomiendo que lo veáis entero. Las caras de ella, el “te paso la llamada de Juan” y su frase final:

“Trabajamos de forma profesional y organizada ayudando a la gente y me gustaría decirle a María Jesús que fuera a los servicios sociales y no recurriese a la caridad. Este programa lo que está haciendo es fomentar la caridad  y es el estado del bienestar el que debe cubrir estas necesidades. Ustedes están jugando con los sentimientos de la gente. Y eso no se debe hacer. El estado debe intervenir y no recurrir a la caridad”. 

Aquí tenéis el vídeo completo.

No veo nunca el programa. Le di una oportunidad la primera semana de emisión. Siempre se la doy a las nuevas ideas, pero pronto vi sus mañas y tome la decisión de quitarlo. Sin embargo, el otro día, mientras comía en un restaurante rodeado de curritos (de los que me gustan, de los que ponen plato combinado) lo tenían puesto a todo trapo.  En serio, me cambié de mesa y me puse unos cascos con la música lo más fuerte posible porque sentía vergüenza. Prefiero quedarme sordo. 

Ese es el motivo de este post. Ése y este vídeo que hoy me han pasado en el que, ante una denuncia de maltrato de una mujer dice “o se denuncia (el maltrato) o se calla una para el resto de la vida”. Echadle un vistazo.

Creo que sobran más reflexiones. Se describe por sí sola esa última frase. Sin embargo, como no quiero dejar este post a medio, aquí os dejo las 10 razones por las que TVE debería quitar este programa:

  1. Se aprovechan de la situación de la gente que -imagino- se presta a salir por la tele porque ya no tienen más salidas. Quieren que los veamos llorar en directo. Nos invitan a que nos deleitemos con el drama. Las familias son  exhibidas sin pudor con música triste y con caras de compasión de la Moreno. Quizás ellos lo hagan “porque quieren” pero eso no es excusa.
  2. Fomenta que las  personas con problemas sean ayudadas con el dinero de otros ciudadanos. El problema es que NUNCA explica que esas personas están así a pesar de que  YA ayudamos con nuestros impuestos a pagar servicios sociales. ¿Y cuándo explican que funcionan de forma deficiente porque nunca tienen dinero suficiente o están mal gestionados por los que gobiernan? Nunca se explica.
  3. Cuentan casos de personas que necesitan dinero para pagar tratamientos médicos, ropa … lo que no se dice es que la Sanidad o los servicios de muchos ayuntamientos antes pagaban esas cosas a las personas que menos tenían y ahora no lo hacen.
  4. El programa JUSTIFICA que la situación actual es irremediable que esté provocando exclusión social. Eso es mentira. El copago produce exclusión social. Los desahucios producen exclusión.
  5. El plató se convierte en un espectáculo grotesco cuando la presentadora grita que tiene “una nueva llamada”.  La gente del público se levanta y aplaude. ¿Nos hemos vuelto todos locos?
  6.  Cuesta 3,68 millones de euros de dinero público: Según esta info  del diario El confidencial el pasado 21 de febrero, tras haber tenido acceso a documentación de la corporación, el programa vale MUCHO. O por lo menos… una cantidad insultantemente alta teniendo en cuenta que se dedica a recaudar dinero precisamente con fines benéficos. ¿Cobra de verdad 175.000 euros la presentadora? ¿Y seguirá durmiendo bien por las noches?
  7. Las conversaciones de la caritativa Moreno con los protagonistas de las historias indagan en su vida personal de forma insultante. Los protagonistas, obligados por los focos, apabullados por la tele, por su propia situación y posiblemente por su desinformación e incultura, rozan a veces el esperpento.
  8. Y sobre todo: Este puto programa NO busca encontrar solución real a los problemas. ¿Se vigilan los casos abiertos meses después? ¿O simplemente se muestra lo triste que es el caso y luego santas pascuas?

La “epilady” a lo largo de la historia


A @mariasglo le ha parecido interesante este párrafo de ‘La asamblea de las Mujeres’ de Aristófanes.

1

Le ha llamado la atención lo de “tengo los sobacos más espesos que un matorral” y lo de “ponerme toda peluda y que no pareciera ya nada a una mujer“.

A continuación, teniendo en cuenta que este texto es del 392 AC, me ha preguntado: ¿Desde cuándo nos depilamos las mujeres?

Vamos con ello.

Antes, BOLA EXTRA SOCIOLÓGICA: Previo a empezar la búsqueda, he estado leyendo sobre el estudio de Breanne Fahs, una profesora de ‘Estudios de Mujer y Género’ en la Universidad de Arizona. Su propuesta pretendía describir el rechazo social a las mujeres que no se depilan y la presión a la que se ven sometidas para hacerlo.

(Aquí está el estudio completo por si interesa a alguien, aunque está en ingles) 

Imagen de una periodista británica que también estuvo sin depilarse durante 18 semanas para ver la reacción de sus amigos y familiares.

En el estudio de la profesora Fahs, le propuso a sus alumnas que “dejaran de depilarse durante 10 semanas y entregaran un trabajo explicando su experiencia”.

Estas fueron sus conclusiones:

  • Las mujeres sufrieron una enorme “presión social y familiar”.
  • Casi todas tuvieron que escuchar “comentarios despectivos” incluso de personas que no las conocían.
  • Las propias madres se convirtieron en “los principales elementos de presión”.
  • A muchas de ellas les preguntaron si eran  lesbianas en varias ocasiones.
  • Se les señaló -por parte, sobre todo, de familiares- que “si seguían sin depilarse no iban a encontrar nunca un hombre como pareja”.
  • Todas fueron preguntadas sobre la actitud de sus novios o maridos en torno al asunto.

Yo -lo siento mucho, porque sé que duele, chicas- también formo parte de este mundo. No consigo sustraerme a las convenciones sociales actuales y también estoy a favor de la depilación femenina por pura cuestión estética. ¡Qué queréis que os diga!

OJO: no estoy de acuerdo con eso de que una mujer que no se depila “no encontrará marido” o “es lesbiana”. Eso me parece, literalmente, una salvajada.

Vello libre

El caso es que lo de dar rienda suelta a la naturaleza se ha puesto de moda últimamente. Os pongo varios ejemplos:

Esta preciosa señorita se llama Mo’Nique y ganó el premio a la mejor actriz de reparto en los Globos de Oro de 2010 por su papel en “Precious”.

La artista no dudó en levantarse un poco su vestido ante los fotógrafos en la alfombra roja de la gala para que vieran sus piernas sin depilar. La intérprete demostró su sentido del humor partíendose de risa ante las caras de los fotógrafos.

La conocidísima Julia Roberts también se ha apuntado a lo de enseñar la pelambrera del sobaco: Así iba en el estreno de  “Nothing Hill” en 1999. ¿Cómo lo veis?

En fin… ya he puesto (creo) suficientes ejemplos del asunto. Igual que anteriormente he dicho que no me gusta, diré ahora que las mujeres tienen TODO el derecho a hacer lo que quieran con su cuerpo.

Estaría bueno.

Entonces… ¿Desde cuándo?

Después de este larguísimo preámbulo (que pesaico me pongo a veces)  vamos a tratar de resolver la pregunta del inicio:

  • ¿Desde cuando se depilan las mujeres?
  • Si se depilaban ya en la Antigua Grecia ¿por qué dejaron de hacerlo?
  • ¿Cuál es el origen de la depilación?

Todos los indicios apuntan al texto que descubrió María. En Grecia las mujeres se depilaban y, así, a priori, no se me ocurre algún otro pueblo más antiguo que lo hiciese… ¿o sí?

Lo cierto es que hace 20.000 a.C. en distintos puntos de Asia y Africa, los hombres ya se afeitaban la cara. Lo dejan claro las imágenes que dejaron en las cuevas en las que se ve a hombres del mismo tamaño con y sin barba, o con distintos peinados.

En algunas “tumbas” de aquella época, se encontraron piedras de pedernal muy afiladas y navajas de cobre y hierro que se presuponen ‘objetos de afeitado’.

Sin embargo, parece poco probable que las mujeres también las usaran. O al menos está sin demostrar. Lo que sí es seguro es que usaron estas herramientas de aquí abajo.

En esta imagen podemos ver una navaja de afeitar, un peine y unas pinzas de depilación. También una aguja para sujetar la peluca. Todos estos objetos tienen más de 30 siglos.  Y son egipcios. ¡Sorpresa!

Según he leído, en el año 1.500 a.C. las mujeres egipcias (y también los  hombres) se depilaban. Lo cuenta el famoso papiro de Ebers. Éste de la foto.

BOLA EXTRA EGIPTÓLOGA: Se trata de un documento egipcio descubierto entre los restos de una momia en la tumba de Assasif, en Luxor, por Edwin Smith en 1862. En él se puede comprobar que la “farmacia” egipcia de la época recurría a más de 700 sustancias, extraídas en su mayor parte del reino vegetal: azafrán, mirra, aloes, hojas de ricino, loto azul, extracto de lirio, jugo de amapola, resina, incienso, cáñamo…

Según cuentan los que han estudiado éste y otros documentos, los egipcios pensaban que la depilación del cuerpo entero era símbolo de pureza moral.

A la hora de depilarse utilizaban:

  • Sangre de animales.
  • Conchas de tortuga.
  • Gusanos.
  • Grasa de hipopótamo.

Además, utilizaban una sustancia similar a la cera que se conseguía de dos formas; la mezcla de azúcar, agua y limón, o la mezcla de aceite y miel.

Hoy en día este método todavía se usa y se conoce como “depilación  egipcia”. Si no lo creéis, mirad este vídeo.

Por tanto, los egipcios ya se depilaban. Me da la sensación de que si bajara más abajo en la nave del tiempo seguiría encontrando evidencias. El ser humano lleva milenios preocupándose por su aspecto físico. No es algo de ahora.

Pero sigamos con los griegos, que han sido los que han inspirado este post.

Depilación a fuego

En el texto de Aristófanes podemos ver algo muy importante: A muchas griegas no les gustaba depilarse. Hubo -seguro- quien se rebeló contra ello. Y razones tenían:

Al parecer  se depilaban TODO. He encontrado evidencias de que se quitaban el vello hasta de sus partes íntimas, además de  las piernas, los brazos y las axilas.

Y atención con los métodos:

  • Ceniza caliente
  • La llama de una lámpara y una esponja húmeda
  • Unas pinzas.
  • Navaja de afeitar

¡Qué dolor! Normal que aquellas mujeres se rebelaran contra la depilación ¿no?

BOLA EXTRA PRO-ROMANA: Para que nadie piense que hablo de las griegas pero no de las romanas… Ellas también se depilaban: En Roma,además, existían esclavos especializados en el arte de depilar. Usaban una crema que se llamaba ‘philotrum’, unas pinzas (las ‘volsella’ de la foto )  y una cera que se hacía con resina o brea.

Años de oscuridad

Es curioso. Muchos de vosotros seguro que pensáis que la costumbre de depilarse cayó en desuso durante siglos con la caída de griegos y romanos.

¿Pensáis que en la Edad Media nadie se depilaba? Posiblemente el tópico de que fue una época oscura y sucia os haya hecho caer en el error.

En la Edad Media, por ejemplo, una de las modas estéticas era -como lo oís- ensanchar la frente con la depilación del nacimiento del cabello y las cejas mediante una mezcla de… ¡cal viva y arsénico!

Tenía que hacer daño de verdad.

Esta moda se mantuvo durante mucho tiempo. La famosa Monalisa es una buena muestra de ello.

Para hacer este “depilado de frente” se usaba:

  • Aceite de nueces.
  • Vendas impregnadas de vinagre
  • Una hoja de afeitar.

BOLA EXTRA especial INVENTORES: Fue en el siglo XVIII cuando apareció la primera “maquinilla de afeitar”. Su creador fue Jean Jacques Perret, un barbero francés que idea una protección de metal situada en el borde de la cuchilla, para prevenir cortes en la piel. Sin embargo, sería K.C. Gillete el que patentaría su ‘Razor’ o cuchilla. Este es el dibujo (con firma y todo) que presentó junto a la patente. Alucinante. 

Y… Vuelta a la modernidad

Y ahora… una vez que llegamos a la época moderna, atentos a este anuncio:

Ya hemos visto que la cuchilla “Gillete” se inventó a principios de siglo XX y que ya se habían usado, a lo largo de la historia, todo tipo de cremas y ungüentos. Pues bien: este anuncio se publicó en 1915  en la revista Harper’s Bazaar norteamericana.

La joven levanta el brazo y nos enseña su limpia axila con este  lema:

“La moda para el verano y el baile moderno se combinan para hacer necesaria la eliminación del molesto vello”

BOLA EXTRA: He traducido “Objectionable” como “molesto” aunque veo que el traductor de google me ofrece más posibilidades:

objectionable-adjetivo
objetable
objectionable
desagradable
unpleasant, disagreeable, distasteful, obnoxious, objectionable, unsavory
molesto
annoying, troublesome, bothersome, irritating, inconvenient, objectionable
censurable
objectionable, reprehensible, censurable, blameworthy, blameable, blamable
reprensible
reprehensible, objectionable
indeseable
undesirable, objectionable
pesado
heavy, heavyweight, burdensome, weighty, ponderous, hefty

Sigamos:  Éste es  el primer anuncio que he encontrado en prensa (americana) en el que se habla directamente de un producto depilador (se llama ‘X bazin depilatory powder’)  para que las féminas puedan enseñar partes de su cuerpo sin pelos… en este caso, para  ir vestidas de tirantes.

Es verdad que, a la misma vez, he leído evidencias que demuestran que en 1915 ya se usaba este producto junto a  las populares ‘Tweaker’. Aquí las podéis ver en una foto.

Sin embargo, al principio, eran pocas las mujeres que se depilaban las piernas… con estos productos y utensilios. Era cuestión de faldas.

Y así decrecieron las faldas

Al entrar en el siglo XX, las faldas lo cubrían todo…

…sin embargo, esta época de principios de siglo es también la época del Charleston. Este “baile moderno” del que hablaba la publicidad requería de “vestidos cortos con flecos para dar más sensación de movimiento”.

Los trajes de las mujeres de clase alta eran cortos, repletos de lentejuelas, terciopelo y sedas. Las pudientes, en las fotos de la época, se ve que van bastante depiladas.

Todavía había mucho que mostrar pero de la primera imagen a la segunda ya habían avanzado las faldas (o retrocedido) unos centímetros. Sin embargo, no nos llamemos al engaño: lo de taparse “a lo loco”….

Foto que muestra a algunas mexicanas del siglo XIX bañandose en las aguas del lago de Chapala, el lago mas grande de México

…seguía siendo lo habitual. Al menos fuera casa, porque dentro… mirad que foto he rescatado de 1915:. Yo estoy pensando en tres opciones.

  1. La chica va depilada.
  2. No tiene demasiado vello.
  3. LLeva medias que se lo disimulan

Postal antigua de mujer disfrazada de diabla. Circa 1915.

Os estoy ilustrando el post con fotos de fuera de España, pero para que no penséis que las mujeres de aquí eran bigotudas y peludas, os dejo también este anuncio, en castellano y publicado en Cataluña. ¡Ojo con la foto de la izquierda!

A principios de siglo a España, como veis, también llegaron las cremas depilatorias. Son, según este anuncio,  “el remedio mejor, más perfecto e inofensivo para hacer desaparecer el vello…. sin influencia perjudicial para la piel”. Tres peseticas nada más para reventar -vete tu a saber cómo- las pelambreras de aquellas mujeres que pudieran pagarlas. ¿Funcionaría?

La clave fue la escasez de tejidos, dicen

Fijaos en estas mujeres-guerreras trabajando para el ejército británico en plena guerra.

Según he leído, oficialmente, fue en la época de las guerras mundiales (sobre todo durante la segunda) cuando las mujeres empezaron a usar masivamente las chuchillas, las tweaker y los “powder” de los que hablaba antes para depilarse las piernas. La razón: las faldas eran un poquito más cortas y escaseaba el material para medias. Las mujeres se vieron obligadas a enseñar más carne y llegó el miedo a enseñar la pelambrera.

No se si esta explicación me resulta muy factible. También había escasez en la Edad Media ¿no?

El caso es que luego llegarían las Pin-ups. Esto sí que lo veo yo mucho más determinante.  En la foto de abajo, por cierto, veis a una ‘modelo’, y a su lado la ‘retocada’ por el photoshop de la época.

Como por aquel entonces, los 50, no existía ese maravilloso programa, los estudios de fotografía tenían que contar grandes dibujantes para dibujar mujeres que en realidad NO existían. ¿Les quitarían también los pelos?

Dicen que la esta foto de la actriz Betty Grable es la primera imagen “pin-up” de la historia. Al menos, fue la que provocó que miles de mujeres quisieran imitarla.

A raíz de esta moda de las pin ups -un fenómeno americano- se popularizaría la depilación de las piernas. Llegaron las fotos en bañador, las piernas esbeltas, y en definitiva, según los expertos, todo un cambio en la estética femenina que, en parte, ha llegado hasta ahora.

Lógicamente el asunto llegaría mucho más tarde a España (todavía estuvo unos años más sujeta a los “dictados” de otro tipo de moda) pero aquí también llegó…

La fecha: los 50-60. Con los tres “ismos” de Fraga: el desarrollismo, el aperturismo y el turismo (vaya juego de palabras que me ha salido) y posiblemente traído por… ¡las suecas!

¡Ay! El turismo… ¡ese invento español!

Lucha a muerte contra el Grooming


“No conservo imágenes claras de los abusos sexuales que padecimos. Las he enterrado en lo más profundo de mí. Lo que más recuerdo de aquella gélida noche de octubre. Sé que era mi decimocuarto cumpleaños… y el final de mi infancia.” 

Fragmento de “Sleepers“, un peliculón.

Hoy la Guardia Civil ha informado de dos detenciones: una en Madrid y otra en San Pedro del Pinatar (Murcia). Ambos son dos (presuntamente) delincuentes muy parecidos. Dos delincuentes sexuales, dos roba-infancias. Gente por la que siento el más absoluto de los desprecios.

Uno es un  joven de la provincia de Madrid acusado de “conseguir imágenes desnudas de una menor de 12 años”. El segundo es un hombre residente en Murcia de 50 años que, a través de la red, acosó a más de 500 menores. Ambos usaban las redes sociales.

En el primer caso,  la madre de la menor le contó los hechos a la Guardia Civil tras asistir a una charla que dieron en Barbate (bravo por esos agentes que dan charlas, aquí vemos que sirven de algo).  Tras la charla, la madre esperó a uno de los agentes y le contó que había encontrado en el teléfono móvil de su hija unas imágenes y vídeos de contenido sexual. Al poco tiempo los agentes han localizado al que “a todas luces se desvelaba como un acosador que empezaba a dar sus primeros pasos”. Asistieron al nacimiento de un delincuente sexual. Le detuvieron cuando se había introducido en un grupo que jóvenes de entre 12 y 13 años en una red social.

En el segundo caso, en Murcia, el detenido se creó varios perfiles falsos en una red social. En ellos se hacía pasar por un joven de 17 años que chateaba animosamente con otros chicos y les pedía fotos en actitud sexual. Cuando hacía amistad, la cosa iba a mayores y se intercambiaba con ellos vídeos y fotos (en ellas usaba la imagen de otros jóvenes, lógicamente). Cuando pasaba un tiempo quedaba con ellos y en la mayoría de los casos, ante la sorpresa de los chavales tras comprobar su verdadera edad y aspecto, les hacía dos proposiciones: una, dinero a cambio de sexo (le han imputado prostitución de menores) o dos, chantaje: si no me sigues enviando fotos difundo las que ya tengo en tu municipio. ¿Se puede ser más desalmado?

Por fortuna, la denuncia, ante la Guardia Civil de Alicante, de uno de los menores ha acabado con sus tropelías.

Ante estos dos casos he pensado que era una buena idea recopilar algunos consejos sobre el fenómeno del grooming o acoso sexual a menores en la red. Me ha ayudado para este post la gran@zanguanga (muy crack siempre) que me ha presentado a @mmadrigal @CondeBond  @ciberlawyer @nor7992 (gente grande) a través de los cuales he descubierto las iniciativas  @PantallasAmigas e @INTECO y la web Sexting.

Mientras escribo este post, llevo más de dos horas leyendo información interesantísima en sus TL y en las webs.

https://twitter.com/mmadrigal/status/436228625483182080

Me reconforta saber que esto es una guerra contra la pederastia y el acoso a menores en la red y que hay mucha BUENA GENTE en el lado bueno, luchando contra los demonios.

Echadle un vistazo a las webs y materiales que recomiendan todos ellos. Yo en este post sólo quería recomendar algunas cosas para que se las enseñéis a vuestros hijos o para vosotros si sois adolescentes y habéis acabado en este blog. Os aclaro de paso algunos conceptos de nuevo cuño como el sexting o el grooming.

Sexting

Os incluyo este término porque el sexting es la práctica de hacerse fotos/vídeos , enviarlos y difundirlos. Y de como luego perdemos el control sobre ellos. Afecta a niños y a mayores y es una parte del fenómeno del grooming que explico más abajo.

La serie de vídeos sobre el sexting que hacen en la web sexting.es están muy bien. Son muy ilustrativos.  En el primero (los demás los podéis ver en la web) nos explican que “si te sacas una fotografía erótica y se la envías a alguien mediante un móvil o Internet, pierdes inmediatamente el control sobre dónde podrá acabar algún día”. Este tema es IM-POR-TAN-TÍ-SI-MO. ¿Quién no ha hecho alguna vez una foto en actitud sexual? Recuerdo el caso de unas fotos que, una persona que conozco, encontró en una carpeta compartida del ordenador de su empresa años después de habérselas sacado. ¿Cómo llegaron allí? Difícil saberlo, pero mirad el vídeo de Sexting.

Los consejos para evitar estas movidas con fotos sexuales en la red son: NO hacerlas, NO dejarse hacerlas, NO pedirlas y NO colaborar en su expansión.

Grooming

 El grooming  son las prácticas online de ciertos adultos para ganarse la confianza de un menor fingiendo empatía para conseguir de ellos contenidos sexuales, como mínimo. 

A través de la web de Pantallas amigas he llegado a este decálogo sobre el grooming  y he encontrado los consejos de Jorge Fernández, director de la web. Me han llamado la atención algunas cosas muy interesantes:

  • Nos explica  claramente la noción del “elemento de fuerza”, es decir, las imágenes comprometedoras.
  • Nos dice que “si se evita que el depredador/acosador obtenga el elemento de fuerza con el que iniciar el chantaje, el acoso es inviable”.
  • Sus recomendaciones son, entre otras, no dar nunca imágenes o informaciones comprometedoras pero -OJO- tampoco colocarlas “al alcance de los demás” (ya sea mediante su colocación en zonas públicas de la red o porque no tengamos suficiente seguridad en nuestro ordenador)

Después he leído todo lo que hay que hacer una vez que el problema ya nos ha pasado. Dice Jorge Fernández que “cuando se comienzan a recibir amenazas e intimidaciones es importante no ceder al chantaje en ningún caso” y -sobre todo- “pedir ayuda“. Esto es muy importante. En los dos casos que dan origen a este post (el de Madrid y el de Murcia) la intervención de padres y policías ha sido clave para detener a los maleantes y levantar la presión sobre los menores. En fin, echadle un vistazo a toda la documentación que os estoy enlazando.

Cómo proteger a tu hijo/a o a ti mismo

De toda la documentación que he leído esta noche,  saco en muchas cosas sobre esto. Cuando he tenido que hablar, como educador, con adolescentes, me ha gustado usar el método de las preguntas. Seguramente es una deformación profesional. ¡Cómo me gusta hacer preguntas para que sea el que las responde el que llega a conclusiones! Hoy, yo me hago todas estas, que podéis haceros a vosotros mismos o a vuestros hijos.

  • Cuando pienses/piense que estás/está viviendo una aventura: ¿sabes de verdad con quien estás hablando en ese chat? ¿Merecen la pena esas fotos sin verificar que la persona que te las manda? ¿Importa cual es el cuerpo que se esconde tras ellas? ¿o importa la persona que te ha ocultado su verdadera identidad?
  • Revisa frecuentemente a quien tienes “de amigo”: ¿De verdad toda esa gente es amiga tuya?
  • Échale un vistazo a los programas de malware que puedas tener en tu ordenador.  ¿Te espían cuando tecleas o cuando te conectas al Fb? ¿Son tus claves seguras? ¿Han podido estar expuestas en algún momento?
  • ¿De verdad es necesario llevar esas fotos en el móvil o dejarlas en el ordenador del trabajo?  ¿Para qué las quieres? ¿Por qué las enseñas? ¿Por qué crees que están seguras en tu pequeño habitáculo? Hoy en día, niños y mayores sabemos cómo va esto de internet y si no alguien no lo sabe se lo digo yo: Nuestra privacidad no esta garantizada, incluso en ámbitos (nuestra propia casa) donde creemos que sí. Hasta por la webcam supuestamente apagada te pueden estar mirando.
  • ¿Hay alguien que te molesta o te dice cosas desagradables en un juego online? ¿Aquel Elfo que se te acercó en el WOW (sic) te ha mandado mensajes amenazantes?  ¿Te sigue gente en twitter que no te gusta lo que te dice? ¿Alguien te ha hecho alguna proposición que te ha hecho sentir violento/a? Bloquealos, cambia de perfil, hay muchas opciones.
  • Los acosadores sexuales en la red suelen volver sobre su presa. ¿Para qué les das una segunda oportunidad?

En definitiva:

  • Si fueras por la calle y alguien te dijera “Enséñame las tetas” ¿se las enseñarías?