El sastre nazi


Hablando con @marinitaPM, en una de esas conversaciones sin rumbo que se tienen con los amigos,  llegamos ambos a la conclusión de que, aunque los nazis fueron unos asesinos sin escrúpulos (y etcétera) vestían bien.

Sin lugar a dudas, los uniformes eran elegantes, pero no puedo evitar asociarlos con todo lo que hicieron. La imagen de estos trajes la tengo asociada a los miles de documentales, películas e imágenes que he visto y que describen claramente la barbarie y la locura con la que actuaron los nazis.

Sin embargo, hoy sólo hablaremos de cómo iban vestidos. Me cuenta Marina que eran “de alguien muy conocido” y eso inquieta mi curiosidad. Me pongo a buscar y… ¡Voilà!

¿Alguno lleváis alguna prenda o perfume de un tal Hugo Boss?

El sastre nazi

Hugo Boss tuvo su primera tienda de ropa en la localidad alemana de Metzingen. De hecho, allí, casi cien años después todavía sigue estando su sede histórica.

Era 1924 y, por tanto, años difíciles.  De hecho, su primer negocio quebró y tuvo que reabrir con sólo seis máquinas de coser.

En 1931, al igual que hicieron miles de alemanes de aquella época, se alistó en las filas del partido de Hitler. Era un nazi de carnet.

BOLA EXTRA: “508.889” No me preguntéis cómo pero he encontrado que éste era su número de carnet.

Seguramente mucha gente se “alistó” por conveniencia, otros creyendo las promesas de “sacarnos de la crisis” de los nazis, seguro que algunos lo hicieron por mera subsistencia pero yo no he encontrado detalles acerca de por qué lo hizo él. Un investigador de la Unversidad de la Bundeswehr en Múnich ha dicho:

 “El hecho de ser miembro del partido en 1931 ciertamente no le afectaba y, si ves el resto de la carrera de Boss, te queda claro que no se unió a ellos sólo por una cuestión económica. Al contrario, uno puede ver con claridad que él era un nazi convencido”.

Lo que sí es seguro es que financió con su dinero a las SS o que tenía en un lugar privilegiado de su apartamento una fotografía con Hitler. Se le vio muchas veces con él, e incluso, se rumoreaba que era su sastre personal.

Su entrada en la órbita nazi no se limitó a esas actividades. También estuvo en el Frente Alemán del Trabajo, la Asociación de Protección del Aire del Reich y la del Bienestar Popular Nacional Socialista. Mientras tanto, a base de influencia política, se convirtió en el principal proveedor de los famosos uniformes nazis. Ésta es una publicidad de la época en la que, para darse a conocer, explicaba que era el creador de estos trajes.

Estos son sus trajes en una infografía titulada irónicamente “1934 Boss Collection”.

Mención especial para dos o tres vestimentas, posiblemente las más famosas: Las de los “camisas pardas” o “Sturmabteilung”

El traje de las temibles SS con sus gabardinas, sus capas y sus trajes negros. Éste es un boceto de la época.

El famoso traje de las Juventudes Hitlerianas.

Y por último: ¿os acordáis de las famosas escenas de persecución de motos tipo “La gran evasión” o “Indiana Jones y la última cruzada”? Pues Boss también vistió al Cuerpo de Motoristas nazi.

A continuación, un AÑADIDO (Gracias a Mariano P.R.) y un MATIZADO sobre la autoría de los diseños, por si no estaba claro en el post y porque… ¡que demonios! siempre viene bien MÁS información:  

Tal y como me cuenta Mariano en su comentario (lo podéis leer entero más abajo) “Hugo Boss no diseñada trajes, sino que su excelencia consistía en producir, con muy buen corte y calidad, los patrones oficiales preestablecidos”. Eso es cierto… quizás al titular el post como “El sastre Nazi” (con objeto de darle más interes) pude dar a entender que eran suyos los diseños. Error. La mayoría de los diseños, es decir, de los trajes sobre el papel, eran de Karl Diebitsch y Walter Heck. Como bien explica Mariano en su comentario (leedlo abajo)  Boss fue el “ejecutor” de estos diseños.  ¡Gracias por la precisión amigo!

Cómo trabajaba

La demanda de trajes nazis fue bestial durante los años en los que la locura hitleriana se mantuvo en pie. Necesitaban vestir a miles de soldados y oficiales y durante los últimos años de la la guerra, utilizó a prisioneros de distintos países. Se supo todo a través del libro “Hugo Boss, 1924-45” del historiador y escritor Roman Köster. En su texto cuenta que el “jefe” (perdón por el juego fácil de palabras) “mantuvo esclavizados en su fábrica de Metzingen a 180 prisioneros de guerra (140 franceses y 40 polacos)”.

Koster describe la vida de estos trabajadores en su libro como la de los esclavos (por eso he usado esa palabra en el entrecomillado) debido a la situación de falta de higiene y brutales jornadas de trabajo que tuvieron que sufrir. Así ganaba dinero el señor Boss. Es la realidad.

Muchos años después, la empresa ha hecho algo que no muchas empresas hacen y eso les honra. Emitieron un comunicado en el que se puede leer:

“…mostramos nuestro más profundo pesar hacia aquellos que sufrieron daños durante sus trabajos forzados en la empresa de Hugo Ferdinand Boss bajo el régimen nacionalsocialista”.

PRIMER EPÍLOGO: Tras la derrota de los nazis y los juicios a las personas que los apoyaron, a Boss le retiraron su derecho a voto, su capacidad para abrir empresas  y le pusieron una multa de 100.000 marcos, muy inferior a los beneficios que había ganado con sus trajes nazis. Sin embargo, sin el negocio de los trajes ni el apoyo de sus “socios” en el gobierno, murió en 1948 prácticamente arruinado. 

SEGUNDO EPÍLOGO: En 1997, la compañía Hugo Boss –que ha reconocido su pasado y dice que se avergüenza– apareció en una lista de cuentas inactivas de Suiza. Era dinero sin tocar de los nazis. En 1999, los gobiernos de EEUU y Alemania acordaron, presionados por el potente lobby judío, crear un fondo de 5 millones de dólares  para compensar a los trabajadores esclavos utilizados por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial.  La empresa Hugo Boss, que dijo que “no quería ocultar su pasado”, puso unos irrisorios 700.000 euros para ese fondo.

4 comentarios en “El sastre nazi

  1. Me quedo muerta con la historia final. Pero hay que reconocer lo bonito de sus diseños… Las empresas multinacionales en relación con los periodos dictatoriales es un trabajo de algo estupendo! Cocacola es la siguiente…

  2. Simplemente una matización que creo importante en tan interesante y bien ilustrado post: Hugo Boss no diseñada trajes, sino que su excelencia consistía en producir, con muy buen corte y calidad, los patrones oficiales preestablecidos, muchos de ellos obra de Karl Diebitsch y Walter Heck, los grandes diseñadores del régimen nazi, responsables de los patrones empleados por las SS y buena parte de la espectacular regalía nazionalsocialista… El papel de Herr Boss es muy similar al del conocido Oskar Schindler: un significado miembro del partido nazi que, gracias a sus contactos con los altos jerarcas, consigue lucrativos contratos de suministro de los uniformes, de acuerdo a los patrones oficiales que fabrica con mano de obra extranjera barata y sobreexplotada, con lo que se enriquece doblemente… Tal cual Oskar Schindler y sus fábricas de cacerolas y vainas de munición para las fuerzas armadas, que producía de acuerdo a los diseños oficiales…

  3. Pingback: Diario de Marko Ramius | 11 Anillos famosos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s