“Que bonitos tus andares”


En las redacciones periodísticas, a pesar de todo, a veces nos reímos mucho. A veces, sin querer, escribimos unas cosas que…

Lo de titular es un arte… Hay verdaderos maestros en hacerlo bien.

Y algunos titulares son para recordarlos toda la vida…

Pero entre titular y titular… algunos días hay tiempo para bromas. hoy debía de ser uno de esos días en la redacción de Europa Press Andalucía. El problema es que, a veces, estas cosas las carga el diablo.

-Mira qué teletipo gracioso me he currao.

-Jajajaja.

-¿A que le doy a enviar?

-Calla loco.

-Que le doy.

-¿A que no?

-Mira, mira, mira como pongo el dedo encima del “Enter”.

-Le has dado.

-No hombre… lo había borrado antes.

-Compruébalo.

-¡Noooooooooooo! ¡Borraaaa!

No sé si risas, pero esta mañana en Europa Press Andalucía ha debido de haber más de una y de dos carreras. La razón: este teletipo sobre Antonio Sanz, el presidente del PP de Cádiz.  La captura de pantalla la he cogido del twittero @fcuadradoa

captura de pantalla

Alguien de la agencia de noticias (le deseo todo el bien, de verdad, espero que no peligre su puesto de trabajo) publicaba por error este teletipo “de prueba” en el que se afirmaba que Antonio Sanz, ni más ni menos que el presidente del PP de Cádiz, estaba “perdidamente enamorado” de una periodista de la agencia.

¿Os imaginais algo parecido aquí con EP murcia? Es verdad que las chicas de la agencia son guapas y buena gente… (un Muak a todas, compañeras) pero no entremos en eso. Hoy quería aprovechar este error de EP para hablar de ese momento glorioso del periodismo que podría describirse así:

 “Cuando has escrito una página de coña y se la enseñas a los compañeros para hacer la gracia y juegas con el peligro de que esa página se publique de verdad”.

Vamos con algunos ejemplos reales en los que evito nombres y medios para proteger a sus protagonistas. Gracias a los que habéis colaborado.

Mano de hostias

Empezamos fuerte. Me cuenta un afamado periodista deportivo que su compañero que tenía que firmar la crónica del Madrid estaba tardando muchísimo en enviar su texto, “apurando como todos los días, el horario de cierre”. El Madrid había jugado mal y  el redactor que estaba delante de la pantalla componiendo la página a ver si cabía. El titular fue “Hoy, mano de hostias a Mou”. No digo yo que no se las mereciera (BROMA; BROMA) pero el titular, al final, fue corregido.

¡A que lo pongo!

Aquí tenéis el típico titular de periodista gallito: “Ey chicos, mirad que juego de palabras tan ingenioso que se me ha ocurrido… ¿a que lo pongo?” Y lo puso.

El plasta

Este es un caso de “burning-micrófonos”: Dos compañeros de emisora se confabulan contra un tercero que al parecer es de esos que se va antes los viernes “porque tiene médico”.  Le escribieron un boleto falso en el que se refería al alcalde de una ciudad española como “el plasta del alcalde”. Y el colega lo leyó.

Amigos, hay que leerse el texto antes de hablar por la radio. Ese es mi consejo.

A vuestra puta casa ya!

Esta es una de las mejores. Una jovenzuela becaria se queda a cargo de hacer una noticia de esas de varios días en la que se observa a una familia durante una semana entera para saber cuánto se gastaban en comida,  ropa, material escolar y demás al inicio del curso. Es un trabajo largo y tedioso que se suele encargar a los becarios porque los dinosaurios siempre están ocupados destapando escándalos de corrupción (sic)

El último día de este macro-reportaje nuestra becaria estaba”hasta los huevos y, posiblemente, hasta algún sitio más”, según sus propias palabras. Como tenía que dejar el texto preparado para el fin de semana se va a su casa y deja en el titular la frase “A vuestra puta casa ya”, con la foto de la familia debajo.

Su idea era que, cuando su compañera encargada de rescatar las neveras de finde (los temas que se dejan hechos para publicar sábado, domingo o lunes) viera el titular, lo cambiara. Craso error.

Dicen que los gritos del redactor jefe fueron similares a los de Matías Prats y su célebre “¿Pero ésto qué es?”

No cabe

Hay una máxima periodística que dice “No dejes que la realidad te estropee una buena noticia” pero hay una segunda más importante que es “No dejes que un titular demasiado largo no te quepa en la plantilla del QuarkX Press”. Me cuenta un buen amigo periodista que él ha tenido decenas de veces abierto el dichoso programita con un titular tipo: “En esta puta mierda de titular no cabe nada”.  Por suerte, nunca le dio a “enviar”.

Jefe vendido

En los tiempos en los que la corrupción urbanística era noticia a la misma vez que el boom inmobiliario, una de las periodistas de una modesta redacción radiofónica “se enteró” por dos compañeros bromistas de que su jefe de informativos había sido sobornado con un piso de lujo de una conocida inmobiliaria. También habían recibido pisos políticos, jefes de otros medios y hasta el mismísimo presidente del gobierno.

La cosa empezó como una broma pero a alguien se le fue de las manos… y a punto estuvo, armándose de valor, la periodista de denunciar públicamente a su propio jefe. Menos mal que había un técnico de sonido para dejarle el micrófono apagado.

Fichaje estrella

A un periodista deportivo de una provincia norteña le “filtran” que el modestísimo equipo de fútbol de su pequeñísima ciudad va a reventar el mercado de fichajes con un  prometedor jugador camerunés. El tipo era bastante desconocido, al menos en esa pequeñísima ciudad, cuyo equipo estaba más abajo de 2 división (por no dar más pistas) Escribe una página entera de periódico, con sus puntos y comas, y sueña con la exclusiva de su vida.  Pongamos que el jugador se llamaba “bumba”.(nombre falso para evitar denuncias. XD)

Gracias a dios en aquella época ya había internet y a uno de sus compañeros le funcionó el “autocompletar” del google y encontró que el jugador se llamaba N´bumba y cobraba 3 millones de euros en un gran equipo europeo. La página estuvo maquetada y corregida… pero hubo que parar las rotativas.

Rimas quevedianas

Algunos periodistas somos aficionados a la literatura, y algunas, como nuestra siguiente protagonista es amante (eso parece) de la buena poesía. Me cuenta que en su periódico siempre le ponían a rellenar los pies de foto de las crónicas sociales-taurinas y que era aburridísimo. A menudo, ella y sus compañeros de redacción rellenaban los espacios con rimas de los más quevedianas.

A una mujer que salía con una flor en el pelo: ‘Tengo la flor roja de que tanto me la cojas“. A uno que salía fumando un taurino-puro le ponía “Espero a que salga el toraco, mientras me comes el  puraco“.

La periodista-poeta me reconoce: “Así contado no tiene tanta gracia”. Yo sí se la veo. Aunque, habría tenido más gracia si le hubieran publicado alguno de esos pies de foto.

Firma

Me parece que esta anécdota debería entrar en el post de becarios pero ya que me la han contado hoy la incluyo aquí. Una becaria pregunta a voz en grito en la redacción: ¿Cómo firmo la noticia? y le responden “¡ Fírmasela a EFE!”

Al día siguiente la noticia apareció firmada así: “F”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s