La secretaria de Hitler


NOTAS PREVIAS: Hoy he vuelto a ver la sensacional “El hundimiento” así que este post es de la serie “pelis que he visto”. Sé que todo el mundo dice que el actor que interpreta a Hitler está espectacular (es cierto) pero yo me he querido fijar en su secretaria en la película. Existió de verdad y se llamaba Gertraudl Junge.

1

Los ojos de esta mujer, que falleció en 2002, miraron de frente a Hitler durante años. En un documental dijo:

"Tengo la sensación de que debería estar enfadada con aquella niña, con esa tontería infantil, o que no debería perdonarla por no ver los horrores, esa monstruosidad, hasta que fue demasiado tarde, por no ver en qué se estaba metiendo. ¿Cómo pude aceptarlo tan impulsivamente? No era una nazi convencida. Al llegar a Berlín pude decir "No, no participaré, no quiero que me manden al despacho del Fuhrer. Pero no me negué. Me pudo la curiosidad. Simplemente nunca pensé que el destino me llevaría donde nunca había querido estar, sin haberlo buscado. Y, sin embargo, me es muy difícil perdonarme. Ahora sí lo tengo clarísimo: (Hitler) era un criminal, un auténtico criminal, sólo que yo no me daba cuenta".

Y añade:

"Aparte de mí, hubo millones que tampoco se dieron cuenta. Y eso ya es algún consuelo."

En la película “El hundimiento” se ve cómo ella, fue elegida de entre otras cuatro chicas. ¿Realmente apareció allí sin más? ¿Sólo le movía la curiosidad? ¿Era nazi? ¿Era una jovencita alocada como ella misma ha dicho? Desentrañar este asunto es el motivo de este post. No pretendo juzgarla, sólo darle luz a la verdad. Ahí va:

A Hitler le pareció la más dulce aunque fallara en su primera prueba de dictado. Éste es un fotograma de la escena en la que le ven por primera vez. Gertraudl es la de la derecha.
2

Lo primero que he hecho ha sido comprobar si la actriz rumana Alexandra Maria Lara se parece a su modelo. Juzgad vosotros mismos. Ésta es Alexandra, a la que podéis ver en la reciente “Rush” y en otra extraordinaria peli francesa llamada “El caso Farewell” 

Y esta es la Junge…

 

Una vez hecha la comparación os cuento algunas cosas que os va a gustar saber de esta muniquesa que tecleó algunas de las órdenes más famosas de Hitler durante su hundimiento.

Familia del partido

Aunque ella ha negado en muchas ocasiones que fuera nazi antes de ponerse a las ordenes de Hitler (cosa que yo no pongo en duda, porque no puedo entrar en su cerebro) lo cierto es que su padre era Max Humps, uno de los que estuvo con Hitler al principio. De hecho participó en el llamado “Putsch de la cerveza” en Munich.

Es cierto que abandonó a su mujer y a sus hijas muy pronto. No sabemos cuánto pudo influir en su hija para que ella tomara la decisión de servir a Hitler.

Albert Bormann la puso en el camino

En 1941 era una simple oficinista que quería ser bailarina, como su hermana.

Le ayudó a entrar en la “Deutsche Tanzbühne de Berlín” una amiga de su hermana. Esta chica (he confirmado que se llamaba Beate Eberbach) era cuñada de Albert Bormann, el de la derecha de Hitler en la foto. Ni más ni menos que el hermano del todopoderoso Martin Bormann, su secretario personal.

Asi que fue a través del pequeño de los Bormann como nuestra protagonista encontró su destino.  La animó a participar en unas pruebas de mecanografía para ser  secretaria en la cancillería de Hitler. Quedó bien clasificada y las pruebas finales (sólo con diez aspirantes) se hicieron en Polonia, en uno de los 80 edificios de la Guarida del Lobo, el bunker de Hitler.

La propia Traudl Junge describe así su encuentro con Hitler en “la guarida del lobo”:

"Yo solo lo conocía de los informativos y sus apariciones en público: con la mano en alto y en pose marcial. Y resulta que nos aparece un hombre de mediana edad, amable y cordial, hablando en voz baja y sonriendo. Nos dio la mano a todos y nos saludó a todas con un paternalismo amistoso.. Nada de brazos alzados. Sólo nos dio las buenas noches. No causó ningún temor".

El Lobo no se había convertido en lobo aquel día, al parecer.

BOLA EXTRA PARA LICÁNTROPOS: Se le llamó Guarida del Lobo, obviamente, por el apodo de Hitler al que llamaban “werwolf” u hombre lobo. La historia de los hombres lobo es común a muchísimos países:

  • España: Hombre lobo. En Cataluña: Home llop. Y en Galicia: lobishome, lobo de xente
  • Grecia: lycanthropos
  • Bulgaria: varkolak o vulkodlak
  • Dinamarca: Varulv
  • Finlandia: Ihmissusi
  • Holanda: Weerwolf
  • Hungría: Farkasember
  • Indonesia: manusia serígala
  • Irlanda: Bleidd-ddyn
  • Islandia: varúlfur
  • Italia: licántropo.
  • Serbia: vukodlak
  • Sicilia: Lupu mannaru
  • Rusia: volkodlak
  • Polonia: wilkolak
  • Rumania: vârcolac
  • Turquía: Kurt Adam
  • Inglaterra/alemania: werewolf / Werwolf
  • Suecia: Varulv
  • Francia: loup-garou
  • Portugal, Brasil y Paraguay: Luisón, Lobizón y lobisomem.
  • Uruguay y Argentina: Lobizón
  • Lituania: vilkolakis y vilkatlakis
  • Estonia: libahunt

BOLA EXTRA 2 SOBRE EXPLOSIVOS:  Cuando Hitler se marchó de su guarida les dijo a los que quedaran allí que la volaran.

La junge (en su libro “hasta el último momento”) los describió así:

"En vez de los bunkeres pequeños y bajos, unos pesados colosos de hormigón y hierro sobresalían por encima de los árboles. Desde arriba no se veía nada. En los tejados planos se había plantado hierba, del hormigón salían arboles naturales y artificiales: visto desde un avión el bosque no se interrumpía nunca. En el nuevo bunker, las habitaciones eran mas pequeñas y el mobiliario se reducía a lo imprescindible."

No pudieron derribarlos. Los edificios eran moles compactas de piedra que permanecieron en pie… cuando llegaron a la zona las tropas soviéticas también quisieron derribarlos pero les fue imposible. Hoy en día su aspecto es fantasmagórico y se pueden visitar.

Con quién se casó

El 14 de julio de 1943  se casó con el que había sido su novio desde hacía un año: Hans Hermann Junge. Aquí la veis enseñándole las fotos de su boda a una amiga.

Y no se casó con un cualquiera: aquí lo veis en una foto a color con el uniforme de las Waffen-SS.

Ella ya trabajaba para el fuhrer y la persona con la que se casó también.  Es el de la foto.

Hans H. Junge era, ni más ni menos, que ayudante de Campo de Adolf Hitler, uno de los miembros destacados de su Guardia personal.

DOS VERSIONES SOBRE SU MUERTE:

La primera, la más extendida, dice que en 1944, su avión fue abatido en Normandía y él murió. El grado de cercanía de la pareja con Hitler se ve claro en esta historia: comunicó PERSONALMENTE la muerte de su marido a GerTraudl Junge.

La segunda señala que Junge murió en un bombardeo en Francia, casi de forma anónima. La historia de que Hitler habló con ella personalmente no se nombra.

Al lado de Hitler

Siendo muy sincera, ella ha reconocido que tras su contratación al lado de Hitler estaba muy contenta. Comía a menudo con él (tenía 4 secretarias que se turnaban para comer y cenar con el Fuhrer) y aunque estaba al margen de sus decisiones políticas y militares (simplemente era su secretaria)  tuvo mucha relación con él. Estas son algunas cosas que ha contado sobre Hitler:

"Nunca dejó que le tocase, tenía una especie de manía".
"Me contaba que Eva (Braun) le decía que se pusiera derecho. Y él contestaba que no podía hacerlo porque llevaba unas pesadas llaves" (las de Alemania)
"Jamás habló de amor, nunca le oí pronunciar esa palabra (sobre Eva Braun).  Tenía ideas primitivas: Al gran héroe le corresponde la mujer más bella".
"Le gustaba mucho arreglar matrimonios pero cuando le preguntaban por qué no se casaba decía: No sería buen marido. No me lo podría permitir".
"Siempre se lavaba las manos después de acariciar a su perro".

BOLA EXTRA CANINA: La perra de Hitler se llamaba Blondi. La llamaban “La Blondi”. Antes de suicidarse, Hitler le administró a la perra una dosis de cianuro. La joven Traudl Junge vio como le daba esa dosis al animal.

"La palabra Judío prácticamente se oía en las conversaciones cotidianas que tenía".
"Jamás tuve la sensación de que persiguiera objetivos criminales".

BOLA EXTRA: La Junge cuenta que fue testigo (desde el exterior de la puerta) de la ya famosa bronca de Hitler a sus comandantes cuando se da cuenta de que las bombas han llegado a Berlín. Ya sabéis que es la escena principal de la peli “El hundimiento” y que se han hecho miles de parodias de esta escena con subtítulos falsos. Este es un post serio pero, hagamos un kitkat , si os parece. Mi parodia preferida es está: “Hitler se entera del final de perdidos.”

Venga… Sigamos adelante…

No hubo cargos contra ella

En los últimos días redactó el testamento político de Hitler.

Y una vez que el dictador se suicidó, ella salió del bunker para huir pero fue capturada por los soviéticos.  Parece que consiguió escapar a la zona occidental y allí la cogieron los estadounidenses. La pusieron en libertad en 1947 y en el proceso de desnazificación se acogió a la “amnistía juvenil” señalando que fue un “seguidor joven”

Trabajó como periodista y en 2001 -con 81 años- publicó el libro “Hasta la Hora Final”

También concedió una entrevista (“Im Toten Winkel-Hitlers Sekretärin”) en la que contó su vida.  PARA SABER MÁS la tenéis aquí entera. Este post está basado en sus palabras.

Así que ésta es su vida, contada por mí, pero también contada por ella misma. En esta entrevista y otras apariciones públicas declaró estar en contra de lo ocurrido durante el régimen de Hitler. Dijo también que nunca llegó a saber del Holocausto ni de los planes del fuhrer.

Yo os he dejado los datos que he encontrado y acabaré con esta frase de su entrevista:

“Eramos como marionetas que el titiritero había soltado”

Mi pregunta es: ¿Os la creéis?

6 comentarios en “La secretaria de Hitler

  1. Pingback: La secretaria de Hitler

  2. Fantástico, genial como siempre.
    Yo sí la creo.
    Bola extra (los que leáis el Diario de Marko Ramius entenderéis eso de ‘bola extra’): voy a hacer un comentario frívolo sobre la foto que has puesto de Alexandra María Lara… bueno va, no lo voy a hacer… 😉

  3. Me cuesta creerla. ¿Realmente es posible estar tan cerca y no enterarse de nada? Aun así, es de agradecer su arrepentimiento, que sí parece sincero, y que llame inequívocamente criminal al monstruo para el que trabajó. No me gustaría estar en su pellejo.

  4. Buena historia. Muy bien contada. Enhorabuena. Es la primera vez que entro en tu blog.
    ¿Sabes algo de familias nazis afincandas en Murcia? Haberlas las hubo, me consta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s